• Menú
  • Menú
Lugares que ver en Milán

15 lugares que ver en Milán imprescindibles

Además de ser la capital italiana de las finanzas y la moda, hay muchos lugares que ver en Milán que tienen un encanto particular. Así es Milán, una gran ciudad donde se mezcla lo moderno con lo antiguo. Una ciudad elegante y misteriosa, mundana y mística, con trenes de alta velocidad y tranvías de 100 años, con palacios seculares y edificios futuristas en Piazza Gae Aulenti. Un lugar donde también podrás admirar hermosas plazas, bellos barrios y numerosos lugares históricos.

Por supuesto, recorrerás las maravillosas boutiques para conocer las últimas colecciones de las más afamadas marcas internacionales de ropa. En Milán encontrarás todo lo que tu Ilusión Viajera necesita: historia, arte, cultura, diversión, entretenimiento y paz. ¡Empecemos!

1. Catedral de Milán

Catedral de Milán
El Duomo de Milán

La Catedral de Milán es la quinta iglesia más grande del mundo (Después de la Basílica de San Pedro en Roma, Basílica de Nuestra Señora de Aparecida en Brasil, Catedral de San Juan el Divino en Nueva York y Catedral Santa María de la Sede en Sevilla). Realizada en estilo gótico, con una profusión de mármol Candoglia (canteras ubicadas junto al lago Maggiore), impresiona por su robustez y por sus 145 agujas, siendo la más alta coronada por “la Madonnina, una estatua de cuatro metros de alto que está recubierta por láminas de oro.

Su nombre oficial es Cattedrale di Santa Maria Nascente, pero es conocida mundialmente por el “Duomo de Milán”. Su construcción se inició en 1386 y se terminó en 1800, después de más de 400 años.
Como curiosidad podemos mencionar que hasta mediados del siglo XIX la hora de la ciudad estaba regulada por el reloj de sol de la catedral que, al mediodía, hacía resonar la campana de Cordusio en la Piazza Mercanti. Entre las agujas del Duomo hay cabezas de seres demoníacos, ya que en la edad media se representaban monstruos en los edificios para ahuyentar el mal.

Entre las más de 2500 estatuas que posee, hay una similar a la estatua de la Libertad. También tiene una estatua de “San Napoleón”, santo inexistente que fue creado por el cardenal Caprara para quedar bien con Napoleón II. Todos los días de 08:00 a 19:00 horas podrás visitarla y, según el área que quieras ver, deberás comprar tu ticket de entrada. Visitar el Duomo es casi una obligación, ya que es el símbolo de la ciudad y uno de los lugares que ver en Milán imprescindibles.

2. Galleria Vittorio Emanuele II

Galeria Vittorio Emanuele, uno de los lugares que ver en Milán
Galería Vittorio Emanuele por la noche

Construida a fines del siglo XIX en el centro de Milán con la idea de unir la Piazza Duomo con la Piazza della Scala en 1863, su construcción comenzó el 7 de marzo de 1865. Se construyó en tan solo tres años y su brazo principal (el que une la Piazza Duomo con la Piazza della Scala) tiene 196,6 metros y un segundo brazo más corto de 105,1 metros. Su estructura fue modelo para obras de igual magnitud, como el Kö Galerie de Düsseldorf, el Galleria Dallas en EEUU y el Eaton Centre en Toronto, Canadá.

Una pintura de Umberto Boccioni que escenifica una pelea entre mujeres es la más famosa representación artística de la galería. Las cimas de las paredes están pintadas representando cuatro continentes: América como una figura femenina rodeada de nativos y afroamericanos, África con una figura con ropa egipcia y a sus lados un león y un moro, Asia sentada en un trono con figuras de rasgos asiáticos y Europa con ropas antiguas y un hombre alado con una rama de laurel.

Para los milaneses la Gallería es “la sala de estar de Milán”, porque refleja la ciudad burguesa de las tiendas elegantes y los cafés de renombre como Caffè Biffi y Caffè Camparino, que aún están presentes en la galería.

¿Que más encontrarás en la Galería Vittorio Emanuele?

En el piso del octágono se halla la figura de un toro y existe una tradición: “Písale las bolas al TORO”. Si quieres volver a Milán, tienes que girar tres veces con los ojos cerrados sobre el talón del pie derecho, encima de los genitales del toro. Tampoco podían faltar los restaurantes “en la calle”, ya que a lo largo de la galería encontrarás mesas en las que puedes comer como en tu casa, pero rodeado de gente que va y que viene, tomando fotos y esquivándote para no llevarte por delante. La Galleria Vittorio Emanuele II es uno de los lugares más lujosos que puedes ver en Milán y donde encontrarás las más afamadas marcas internacionales de ropa.

3. Teatro alla Scala

Teatro alla Scala
El interior del Teatro alla Scala

Ubicado en el centro de Milán, en la Piazza della Scala. El lugar previsto para construirlo, fue el de la iglesia de Santa María alla Scala, de donde el teatro y la plaza tomaron su nombre. Es uno de los teatros de ópera más famosos del mundo, donde actuaron compositores como Giuseppe Verdi, Rossini, Bellini y Paganini.

Su construcción fue financiada por María Teresa de Austria junto con las familias milanesas más adineradas y se inauguró en 1778. Es uno de los edificios más románticos de Milán y su fachada es bien acabada, clásica y elegante. Es fácil de reconocer y se edificó con el formato de los teatros del siglo XVIII.

¿Que encontrarás en el interior del Teatro alla Scala?

El interior tiene forma de herradura con seis niveles de palcos y capacidad para 3000 espectadores. Los palcos están forrados en terciopelo rojo con los bordes dorados y tiene numerosos candelabros de cristal. La acústica es perfecta y está diseñada para que desde todos los rincones de la sala puedas escuchar los sonidos. Fuera de la propia sala, también se pueden encontrar otros espacios, como el restaurante, las tiendas, los camerinos y el alojamiento de los artistas, los talleres y el vestíbulo.

Dentro del recorrido puedes ver el Museo del Teatro de La Scala con objetos relacionados con la historia de la ópera italiana, trajes y libros de jugadas. Como dato curioso surge que, después de la legalización del casino el Ridotto de San Moisés en Venecia (el primero del mundo), la Scala funcionó como sala de juego (en el vestíbulo) durante el siglo XIX. 

Podrás visitarlo de lunes a domingo de 9:00 a 17:00 horas, siempre que no haya ensayos de algún espectáculo en curso. Si vas a asistir a una función debes tener en cuenta que está prohibido ir con jeans, tenis o ropa casual. Los hombres deben hacerlo con camisa y chaqueta y las mujeres con vestido. Además, puedes ver los carteles y los horarios de las próximas actuaciones en su pagina oficial.

4. Castello Sforzesco, uno de los lugares imprescindibles que ver en Milán

Castello Sforzesco
Castello Sforzesco

Otro de los símbolos indiscutibles que puedes ver en Milán es el Castillo Sforzesco. Construido en el siglo XV por Francesco Sforza albergó una de las cortes más suntuosas de Europa. Pese al tiempo transcurrido, todavía pueden admirarse la Torre de Filarete, la Rocchetta (el refugio inexpugnable de los Sforza, en caso de ataque) y la Piazza di Armi. En la actualidad es la sede de varios museos con obras de artistas muy importantes de la historia italiana. El castillo se puede visitar todos los días de 7:00 a 19:30 horas (La entrada es gratis).

Lugares que podrás ver en el Castillo Sforzesco

  • El Museo Arqueológico (egipcio, prehistórico y protohistórico)El egipcio, ocupa un lugar preponderante, ya que es uno de los más importantes de Italia y contiene desde escritura hasta sarcófagos y momias.
  • Pinacoteca del Castello Sforzesco: Tiene siete salas y alberga pinturas de Canaletto, Correggio, Filippo Lippi, Antonello da Messina, Andrea Mantegna y Tiepolo.
  • Museo de Arte AntiguoPosee una gran colección de objetos de arte medievales y renacentistas como, la famosa “Pietá” de Miguel Ángel y la bóveda de la Sala delle Asse pintada por Leonardo da Vinci.
  • Museo de muebles y esculturas de madera: Contiene obras mobiliarias de afamados artesanos como Giuseppe Maggiolini y Giò Ponti, que hicieron historia en la fabricación de muebles en la Lombardía.
  • El Museo de instrumentos musicales: Conserva instrumentos musicales de diferentes tipos del siglo XV a.C. hasta el siglo XX. Nos recordó mucho al Museo Bizantino de instrumentos musicales de Oia, en Santorini.
  • Colecciones cívicas de artes aplicadas: Tiene secciones de orfebrería, bronces, vidrieras artísticas, esmaltes y marfiles, además de tapices de Trivulzio con dibujos de Bramantino.

5. Galeria de Arte  y Pinacoteca de Brera

La pinacoteca de Brera
La pinacoteca de Brera

Ubicado en el Palazzo di Brera, en la Galleria de Arte di Brera, encontrarás el arte italiano en toda su magnitud. Construido en el antiguo Monasterio de Santa Maria di Brera degli Umiliati, también posee una biblioteca, una escuela y un observatorio astronómico.

Como ya mencionamos, la emperatriz María Teresa de Austria creó la Academia de Bellas Artes, pero en 1882 la galería se separó de la Academia y se creó la Pinacoteca. Tiene 38 salas y están ordenadas por categorías. La más llamativa es “Il Baccio” (el beso), de Francesco Hayez (una bella alegoría sobre la resistencia de Italia al dominio austríaco), “Cristo Muerto” de Mantegna, “Pala Brera” de Piero della Francesca y “Las bodas de la Virgen” de Rafael.

En la sala 9 encontrarás “El Descubrimiento del Cuerpo de San Marco” de Tintoretto. En la sala 10 se exhiben obras del siglo XX de Boccioni, Carrà, Modigliani y Picasso. Es una pinacoteca para entendidos o amantes del arte, colmado de pinturas religiosas, en una extensa colección que vale la pena ver.

Está abierta al público de martes a domingo de 08:30 a 19:15 horas. Además, podrás adquirir en la misma galería la audioguía en inglés, español, francés, alemán e italiano por cinco euros. También puedes visitar de manera gratuita el patio del edificio, ya que se trata de una bella obra arquitectónica.

· Pinacoteca di Brera

Ubicada en el Palazzo Brera contiene una de las colecciones de arte más destacadas de artistas italianos. Es uno de los sitios de arte más importantes de Italia y uno de los más bellos del mundo. Entre las obras más importantes podrás ver:

  • La Flagellazione di Cristo (la Flagelación de Cristo): Fue pintada en el año 1475 por Luca Signorelli y se trata de la representación de Cristo atado a una columna coronada con una estatuilla de bronce y a su alrededor otras figuras.

  • La Cena in Emmaus: Caravaggio realizó dos versiones de esta pintura, la primera de 1601 se conserva en la National Gallery de Londres y la de la pinacoteca de Brera de 1602 que es más realista y muestra el momento exacto en que Cristo resucita y sorprende a los discípulos. La gran diferencia entre las dos versiones es que en la de Brera se ve un Cristo cansado, reflejando su verdadero estado de ánimo. 

  • La Pietà (La piedad): Una verdadera obra dramática de Giovanni Bellini, que representa el dolor de la Virgen María y la angustia del apóstol Juan por la pérdida de su maestro, que sostienen entre ambos con el cuerpo. Es la más famosa de las representaciones de Cristo en la piedad (Imago Pietatis).

6. Galería de Arte Moderno (GAM)

Ubicado en la Villa Reale de Milán, esta lujosa mansión fue construida entre 1790 y 1796 en el corazón de Milán para el Conde Ludovico Barbiano di Belgiojoso en estilo neoclásico milanés. La hallarás frente a los Giardini Pubblici Indro Montanelli y al lado del Padiglione d’Arte Contemporanea (pabellón de arte contemporáneo).

Tiene dos salas dedicadas al retrato, seis al neoclasicismo, en el segundo piso verás la colección Grassi, que suma obras de artistas italianos, extranjeros y de arte oriental de los siglos XIV al XX. En estas salas verás obras de Antonio Canova, Daniele Ranzoni, Tranquillo Cremona, Giovanni Segantini, Federico Faruffini, Giuseppe Pellizza da Volpedo, Medardo Rosso, Gaetano Previati, Francesco Hayez, Pompeo Marchesi, Andrea Appiani, Giovanni Boldini y Amedeo Modigliani entre otros.

También podrás apreciar salas temáticas de artistas de la talla de Segantini, Grubicy, Longoni y pinturas de Morbelli, Sottocornola y Nomellini. Además, verás obras de, Van Gogh, Gauguin, Manet y Cézanne y de pintura y escultura como Carlo Carrà, Modigliani, Morandi, Sironi, Picasso, Matisse, Renoir, Vuillard, Rouault y Dufy. En tu paso por la capital de Lombardía no puedes obviar tu paso por la Galería de Arte Moderno de Milán, una visita imperdible.

7. Las columnas de San Lorenzo

Columnas de San Lorenzo - Que ver en Milán
Las columnas de San Lorenzo son imprescindibles en tu visita a Milán

Uno de los lugares más visitados y conocidos por los milaneses son las 16 columnas de mármol de San Lorenzo (Le Colonne di San Lorenzo). Se trata de una antigua construcción romana frente a la basílica del mismo nombre, que se encuentra en el centro de la ciudad. En sus alrededores encontrarás numerosas tiendas en Via Torino, el histórico Corso di Porta Ticinese y el bello Parco delle due Basiliche.

Podrás visitarlas tanto de día como por la noche, ya que durante la jornada puedes pasear por las tiendas, tomar un café o disfrutar un helado cómodamente sentado en los bancos que se hallan frente a las columnas. Durante la noche la juventud milanesa se agolpa frente a ellas, para disfrutar antes y después de la cena, de los bares y los muchos lugares que se encuentran, para saborear una copa.
Especialmente durante el verano la gente rodea las columnas y prácticamente abarrotan la plaza, allí podrás beber una gran botella de cerveza a tan solo dos euros. También puedes optar por alguno de los cócteles que se ofrecen desde diez euros.

Las columnas de San Lorenzo son una visita que no puedes perderte, ya que cumplen la función de monumento histórico, lugar de descanso, esparcimiento y donde realizar compras, todo en un solo sitio. Realmente vale la pena que veas, admires y disfrutes de este céntrico rincón de Milán. Otro de los lugares que ver en Milán imprescindibles.

8. Sus barrios, una de las mejores cosas que ver en Milán

Navigli, uno de los barrios más pintorescos
Navigli, uno de los barrios más pintorescos

Milán como todas las grandes ciudades, tiene algunos barrios emblemáticos que todo viajero debe visitar. Te brindaremos tres de los más importantes y que a nosotros nos han encantado, para que puedas conocer algunos aspectos de lo que hace el día a día de los milaneses.

· Barrio de Navigli

Uno de los sitios más recomendados para pasear en Milán es el barrio de Navigli. Está muy bien conectado al centro por el servicio de autobuses y tranvías. Los Navigli es un sistema de cinco canales que datan de la edad media: Naviglio Grande, Naviglio di Paderno, Naviglio di Bereguardo, Naviglio Pavese y Naviglio Martesana. Tiene una abundante vida nocturna, pero además hay ciertas cosas que debes hacer en Milán, que solo podrás en los Navigli.

Por ejemplo: Un crucero por los canales al mejor estilo de un crucero por el río Sena de París. Si no has ido a Venecia, en los Navigli podrás hacer un paseo en góndola donde el gondoliere te contará algunas cosas del barrio. Podrás conocer el “patio de los artistas”, el Centro de Grabado en el Palazzo Galloni, visitar la Casa de las Artes – Spazio Alda Merini y disfrutar del mejor aperitivo de Milán.

· Barrio de Brera

Este bello barrio milanés es uno de los más románticos de la ciudad. Su principal característica es que la mayoría de sus calles son peatonales y tu paseo será sin preocupaciones y sin sobresaltos. Puedes comenzar por el corso Garibaldi, lleno de tiendas y boutiques, que te llevará a la Piazza San Simpliciano, allí podrás admirar la Basílica de San Simpliciano. Siguiendo llegarás a la vía Mercato donde verás una histórica tienda: La Bottega del Carnevale.

Si continúas llegarás a la Piazza del Carmine y allí verás la parroquia Santa Maria del Carmine, sigue y entra al bonito callejón de Via Madonnina que te llevará al Mercado de Brera. Continuando arribarás a una zona muy turística, los restaurantes con mesas al aire libre te ofrecen una gran variedad y cantidad de platos (son bastante caros).

Más allá, llegarás a la Accademia di Brera junto Pinacoteca di Brera un hermoso edificio con la estatua de Napoleón que mencionamos antes. A continuación, el Jardín Botánico de Brera y el Museo Astronómico de Brera. Puedes completar tu paseo visitando Los Jardines Perego, un bello y casi desconocido lugar de Milán.

· Barrio de Isola

Isola es un distrito con infinidad de grafitis y calles con tiendas de alimentos orgánicos, boutiques y tiendas de segunda mano. Es donde nosotros nos alojamos en nuestra primera visita a Milán y cuenta con una gran cantidad de trattorias y cafeterías en patios arbolados. Los fines de semana alrededor de la iglesia Santa Maria alla Fontana se llena de mercados. Es famosa su zona moderna alrededor de Piazza Gae Aulenti, que ostenta edificios futuristas y alberga la sede de Google Italia y la Casa della Memoria.

Separada del núcleo urbano de Milán por el ferrocarril, poco a poco se fue aislando (de allí el nombre de isola=isla) transformándose en un barrio único y con características propias. Visita el Teatro Buratto, un teatro para niños y para todas las edades, donde se utiliza el idioma hablado y el gestual.

Es muy reconocido y está apoyado por el Ministerio de Patrimonio Cultural y Actividades, por la Región de Lombardía y el Ayuntamiento de Milán. Finalmente, no dejes de ver el Santuario Santa Maria Alla Fontana y la Fonderia Napoleonica Eugenia. Vale hacer un recorrido por el barrio Isola.

9. Las plazas de Milán

La emblemática Plaza del Duomo
La emblemática Plaza del Duomo

Como toda gran ciudad Milán tiene una gran cantidad de plazas, te brindaremos una guía de las principales con sus características más importantes.

· Piazza del Duomo

Ubicada frente al Duomo y a un costado de la Galería Vittorio Emanuele II, la Piazza del Duomo es la más importante de Milán. Es una de las más grandes de Italia y tiene una forma rectangular, flanqueada por la imagen gótica de la catedral, la estatua del primer rey de Italia y edificios antiguos y modernos, que se mezclan dándole un marco único. Fue construida por Giuseppe Mengoni e inaugurada en 1865. En 1896 el rey Umberto I hizo colocar la estatua ecuestre de su padre en el centro de la plaza.

· Piazza della Scala

Creada en 1858, tiene en el centro en monumento de Leonardo da Vinci, obra de 1872 de Pietro Magni. Se conecta a la plaza principal por medio de la Galería Víctor Manuel II y es exclusivamente peatonal. En el borde se halla el famoso Teatro Scala y frenteb al teatro encontrarás el Palazzo Marino de 1557 y que actualmente es el ayuntamiento. Es el lugar perfecto para que puedas comenzar tu recorrido por las diversas atracciones de Milán, ya que está rodeada por muchos edificios históricos.

· Piazza dei mercanti (Plaza de los Mercaderes)

Para conocer un lugar del medioevo en Milán, debes visitar la Piazza dei Meracanti. Ubicada entre la Casa dei Panigarola, el Palazzo della Ragione y la Loggia degli Osii encontrarás esta pequeña plaza rectangular. Antiguamente era mucho más grande, y en ella se realizaban las asambleas del pueblo y se administraba la justicia.

Asimismo, tal como su nombre lo indica era el centro comercial, de hecho, las calles adyacentes tienen nombre de profesiones: Spadari, Fustagnari, Orefici, Cappellari, etc. Podrás admirar un viejo pozo de agua que aún se conserva y dos columnas alejadas entre sí, en la que si hablas bajo en una de ellas, lo escucharás en la otra como si fuera un “teléfono inalámbrico”, un fenómeno acústico especial.

· Piazza Gae Aulenti

Esta plaza representa el Milán del futuro, ya que, frente a ella verás rascacielos con paredes de cristal, entre los que se cuenta el Palacio Unicredit, el más alto de Italia con 231 metros de altura. La Piazza Gae Aulenti está formada por cuatro fuentes que se iluminan con energía solar. También podrás observar “el bosque vertical”, consta de dos torres de 80 y 112 metros que tiene 480 árboles grandes y medianos, 300 árboles pequeños, 11.000 plantas perennes y 5.000 arbustos que lo hacen semejante a un verdadero bosque que se eleva verticalmente.

En 2014 fue premiado por International Highrise Award y en 2015 el Council on Tall Buildings and Urban Habitat lo galardonó como el rascacielos más hermoso e innovador en el mundo. En 2019 entró a formar parte de los “cincuenta rascacielos más emblemáticos del mundo”.

10. Disfrutar de los Parques y Jardines

Vistas del Parque Sempione
Vistas del Parque Sempione

Milán tiene una gran cantidad de parques y jardines, aquí te dejamos una pequeña guía de los más conocidos y que no debes perderte de visitar.

· Parco Sempione

Construido a finales del siglo XIX, en 1906 fue sede de la Exposición Universal de Milán. Allí encontrarás algunos de los principales monumentos de la ciudad como, el Castillo Sforzesco, el Civic Arena, la Trienal y l’Arco della Pace. Tiene una superficie de 386.000 metros cuadrados y es el “pulmón verde” de Milán.

En él encontrarás la Biblioteca al Parco Sempione. También posee senderos arbolados y dos caminos educativos donde verás 50 clases de árboles, entre ellos un monumental olmo frente a la estatua de Napoleón. Asimismo, un lago que alberga diversas variedades de patos.

· Jardines de Guastalla

En 1555, Felipe II rey de España y señor de Milán creó el Colegio de la Guastalla, el que estaba rodeado por este hermoso parque. En 1939 el Municipio de Milán lo compró y lo abrió al público. El alma del jardín es el estanque repleto de peces que nadan tranquilamente en él. Lugar de reunión de los estudiantes de la Universidad de Milán que pasan a almorzar en los jardines. Podrás admirar un templo obra del arquitecto Luigi Cagnola junto a un edículo con una escultura que representa a María Magdalena rodeada por ángeles.

· Jardines Públicos Indro Montanelli

Fue construido entre 1782 y 1786 por Giuseppe Piermarini. En el siglo XIX fue reformado siguiendo el “modelo inglés” con estatuas, monumentos, y una profusa vegetación. Tiene grandes árboles como una meta-sequoia de más de 100 metros de altura, un plátano de sombra, un ciprés y varios castaños de indias.

Normalmente es visitado por amantes del ciclismo, el jogging y aquellos que quieren realizar un picnic en el campo. Tiene tres áreas para diversión de los más pequeños y una zona para paseos en tren. También en el parque podrás ver el Museo Cívico de Historia Natural, el Planetario Ulrico Hoepli y el Palazzo Dugnani.

· El jardín botánico de Brera

Fundado en 1775, por pedido de María Teresa de Austria, anteriormente había sido un huerto (L’Orto di Brera) de los jesuitas que vivían en el Palazzo Brera. Emplazado en el corazón de Milán, este espacio verde te permitirá disfrutar de un lugar con especies exóticas y árboles centenarios, donde puedes almorzar rodeado de la naturaleza en todo su esplendor.
Si coinciden las fechas podrás participar del Salone del Mobile y Fuorisalone y la Semana del Diseño. Estarás a un paso de la Pinacoteca de Brera, ubicada en el primer piso del Palazzo, lo que te permitirá aprovechar para visitarla.

11. Las iglesias de Milán

La famosa Basílica Santa Maria delle Grazie
La famosa Basílica Santa Maria delle Grazie

En Milán hay decenas de iglesias y basílicas cargadas de historia y arte. En esta guía incluiremos las que, además de su interés religioso, son pequeños museos por su arquitectura y poseen obras de arte de famosos artistas del renacimiento que podrás admirar.

· Basilica di Sant’Ambrogio

Es la segunda en importancia y en cantidad de visitantes y fieles, después del Duomo y una de las más antiguas de Milán. Fue construida entre 379 y 386 por el obispo Ambrosio, que se encuentra enterrado allí.

· Basilica di Santa Maria delle Grazie

Galardonada como Patrimonio de la Humanidad en 1980, la iglesia de Santa Maria delle Grazie es una joya renacentista de la ciudad. Su construcción comenzó en 1463 pero Bramante introdujo cambios con posterioridad. En la basílica encontrarás “La última Cena” de Leonardo da Vinci, lo que hace que sea una de los sitios más visitados de Milán.

· Chiesa di San Maurizio al Monastero Maggiore

Llamada la capilla Sixtina de Milán, por fuera parece una iglesia más, pero al ingresar verás una cantidad de frescos que te deslumbrarán. Obra de Bernardino Luini que trabajó en ellos desde 1522 a 1530, logrando que San Maurizio al Monastero Maggiore sea una iglesia excepcional.

12. Visitar los Palacios de Milán

Milán alberga decenas de palacios y edificios históricos, aquí te mostraremos los más emblemáticos para que puedas incluirlos en tu itinerario.

· Palazzo Reale

Para descubrir las obras de arte milanés y conocer la historia de Milán, nada mejor que visitar el Palazzo Reale. Allí verás obras de los más representativos artistas de la época. Ubicado en la Plaza Duomo, el Palacio Real es frecuentado por profesores, alumnos y visitantes, que asisten a las importantes exposiciones que se realizan en la capital de la Lombardía.
Construido en estilo neoclásico, es una obra maestra de la arquitectura, que incluye la pequeña iglesia de San Gottardo in Corte, una bella Capilla Palatina edificada en 1330 por Azzone Visconti.

· Palazzo Arese-Litta

Construido entre 1642 y 1648 por Francesco María Richini por mandato del Conde Bartolomeo Arese, aún conserva el gran patio con un oratorio en la planta baja y las columnas dóricas. Durante el siglo XVII sufrió varias amplificaciones y modificaciones, pero en el siglo XVIII la planta baja fue transformada en un teatro que aún funciona.
Fue a mediados de ese siglo que el edificio tuvo varios propietarios: primero perteneció a los Visconti, luego a los Borromeo y finalmente a la familia Litta que es la actual propietaria.

· Palazzo Morando Attendolo Bolognini

En este bello palacio del siglo XVIII, con una fachada sobria y elegante, posee un balcón de hierro forjado y un patio con pórticos. Es una típica residencia patricia en estilo rococó, con una escalera de dos vuelos. Posee una estupenda recepción, y algunas habitaciones más pequeñas con decorados, chimeneas, marcos tallados y papeles pintados a mano (chinoserie). En el primer piso hallarás una pinacoteca con una colección de ilustraciones de la vida milanesa entre los siglos XVII y XIX. También se exponen colecciones históricas de ropa, complementos y uniformes.

13. Miradores de Milán

En Milán tendrás a tu disposición una gran cantidad de miradores, desde donde puedes tener una vista completa de la ciudad. Estos son algunos de los más importantes y que podrás obtener las mejores vistas panorámicas:

· Belvedere-Palazzo Lombardia

En este imponente edificio de 163 metros de altura y 39 pisos, los domingos de 10 a 18, con entrada gratuita, podrás subir al último piso para admirar la ciudad a 160 metros de altitud. Si el día es despejado puedes llegar a ver Los Alpes. No es necesario reservar, pero quizás tengas que esperar algunos minutos y tener paciencia para obtener un buen sitio.

· La Torre Branca de Milán

Ubicada en el Parque Sempione, de noche iluminada es sencillamente hermosa. Realizada con una estructura de tubos de acero Dálmine (una torre Eiffel más modesta), el proyecto del arquitecto Giovanni Ponti, se construyó en dos meses en 1933. Tiene 108,6 metros de altura y mediante un ascensor podrás llegar hasta los 98 metros, desde donde tendrás una vista de 360°. Fue restaurada por los hermanos Branca (Fratelli Branca), está abierta al público desde 2002 y tiene un costo de 5 euros.

· La Torre Unicredit

La torre Unicredit, de 231 metros de altura, es el rascacielos más alto de Italia. Diseñada por el arquitecto argentino César Pelli desde algunos pisos puedes tener una maravillosa vista de la ciudad. Desde allí puedes buscar las principales calles de Milán y sus más importantes monumentos. Para subir debes solicitar reserva con tiempo, ya que se otorgan pocas plazas. Si tienes suerte podrás disfrutar de las vistas de la ciudad, desde el edificio diseñado por uno de los arquitectos reconocido mundialmente con más de 100 premios a su labor.

14. Los museos más importantes de Milán

Fachada del Museo del Novecento, en Milán
Fachada del Museo del Novecento, en Milán

En Milán, también hallarás decenas de museos diseminados en la gran ciudad. Hemos seleccionado varios de diferentes estilos para que puedas elegir los que más se ajusten a tus inquietudes.

· Museo Nacional de Ciencia y Tecnología Leonardo da Vinci

Con una superficie de 40.000 metros cuadrados, el Museo de Ciencia y Tecnología se encuentra en un monasterio (Olivetan), en el corazón de Milán. Es uno de los museos técnicos científicos más importantes de Europa y el más grande de Italia. Tiene una gran cantidad de actividades para niños, con talleres a partir de los tres años.
También puede visitarse de noche y es para familias con niños de 6 a 12 años, solo debes llevar saco de dormir y batería. En los espacios exteriores del Museo se exhibe el submarino S-506 Enrico Toti.

· Museo del Novecento

Es uno de los más modernos de Europa, fue inaugurado en 2010 en el Palazzo dell Arengario frente al Duomo, para dar a conocer el arte en el siglo XX. Tiene una rampa en espiral y las salas se conectan entre sí mediante escaleras mecánicas, que prácticamente te guiarán en tu recorrido.

En la planta superior tiene una sala dedicada a Lucio Fontana. Desde allí tendrás una excelente vista del Duomo de la Madonnina y de la plaza. Entre las obras del museo podrás ver: “El cuarto poder” de Pellizza da Volpedo, “Bèatrice Hastings” de Amadeo Modigliani, Femme Nue de Pablo Picasso, Odalisca de Henri Matisse y casi 400 obras seleccionadas para el público, de las 4000 que posee el museo.

· Casa-Museo Boschi Di Stefano

En la antigua casona heredada de sus padres Antonio Boschi (creador del GIUBO-“junta Boschi”) y su esposa Marieda Di Stéfano durante su matrimonio atesoraron más de 2000 obras de arte. Podrás apreciar más de 300 obras de pintores como, Marussig, Funi, Severini, Tozzi, Carrà y Boccioni cuyas pinturas se ubican en la “sala del siglo XX italiano”. También hallarás esculturas y dibujos que abarcan el período comprendido entre principios del siglo XX hasta mediados de los sesenta, retratos de los esposos Boschi y bellas cerámicas realizadas por Marieda.

15. Chinatown di Milano

Barrio chino de Milán
Barrio chino de Milán

Por último, como todas las ciudades del mundo, Milán también tiene su propio “barrio chino” (Quartiere Cinese). Encontrarás numerosas linternas chinas, tiendas de sedas y cueros, salones de té, puestos de comida callejera, restaurantes de “Dim sum” y hasta un centro cultural (Fabbrica del Vapore), con exhibiciones de arte contemporáneo.

Ubicado al borde del centro histórico por la calle peatonal Vía Paolo Sarpi y Vía Bramante puedes saborear un aperitivo o degustar un exquisito plato de comida oriental. Si visitas Milán en febrero cuando se conmemora el año nuevo chino, podrás asistir a los coloridos eventos, y el desfile que incluye al gigantesco dragón. Puedes recorrer el Oriental Mall donde tendrás oportunidad de adquirir especias, algas, tofu, y productos típicos.

También podrás visitar el Kathay Food, el más grande supermercado étnico de Italia. Allí hallarás productos que van desde alimentos congelados, comidas típicas japonesas, thailandesas, filipinas, coreanas, indias, latinoamericanas y de Oriente Medio. Además, se especializa en alimentos para satisfacer los requerimientos veganos, vegetarianos, libres de gluten y otros, para los que padecen de algún tipo de intolerancia alimentaria. 

No debes privarte de probar una fondue chinoise (un plato caliente a base de caldo, carne y pescado o verduras) o el famoso té de burbujas, elaborado con té, leche y bolas de gelatina de coco, fruta o tapioca que literalmente explotan en tu boca. Si tu también eres amante de la cultura oriental, el Barrio chino es uno de los mejores lugares que puedes ver en Milán.


Estos son solo algunos de los cientos de lugares que puedes ver en Milán. Con esta guía será más fácil planificar tu viaje y aprovechar al máximo tu viaje a una de las ciudades más bonitas de Italia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.