• Menú
  • Menú

10 pueblos medievales y preciosos en Asturias

Antes de comenzar con esta guía de pueblos medievales de Asturias, quisiéramos hacer una considerable salvedad. Es que, la mayoría de nosotros asociamos a la “Edad Media” con castillos, murallas y fortalezas. Si bien eso fue parte de la época, hay otros aspectos que son, tal vez, más importantes.

La Edad Media abarca el período comprendido entre el siglo V y el siglo XV, es decir entre la caída del Imperio Romano y el Renacimiento (incluido el descubrimiento de América). Cuando Don Pelayo, en la batalla de Covadonga recupera el territorio, funda el Reino de Asturias. Así es como da comienzo a una nueva etapa en la vida de su pueblo (lo que llamaríamos el medioevo asturiano). Ese período fue el que produjo el gran cambio. No solo en lo que a arquitectura se refiere, sino en el nacimiento de nuevos pueblos asturianos, villas y aldeas, que marcaron y siguen marcando a la Asturias de hoy.

Junto con la creación de iglesias, parroquias y concejos, se creó una nueva identidad, con arquitectura, tradiciones, economía y gastronomía propias. La Edad Media dio origen al “ser asturiano”. Dicho esto, comencemos a caminar por los senderos de los 10 pueblos medievales más bonitos de Asturias.

1. Argul

Argul - Pueblos Medievales Asturias
Argul

En la zona del alto Navia, atravesado por el río Argüeira, se halla Argul, en el Concejo de Pesoz. Ubicado a media altura sobre la ladera de la montaña, por sus condiciones orográficas se encuentra parcialmente aislado, presentando una de los conjuntos arquitectónicos más singulares de Asturias. Es que sus viviendas de piedra, están conectadas entre sí por pasajes voladizos y túneles.

En las calles de Argul, un total de 30 casas construidas sobre la roca se comunican mediante pasajes subterráneos debajo de las casas llamados “veiriles”. Unidas en su parte superior, mediante pasillo aéreos, no es necesario tocar el piso de las frías calles, en los gélidos días de invierno. En su mayoría, disponen de un patio central, una torre palomar y un hórreo. Estos pasadizos y túneles solían tener grandes dimensiones y las galerías se utilizaban para el paso de personas y animales

Entre las construcciones más emblemáticas se halla la Casa del Escultor, llamada así por ser donde nació el afamado escultor barroco Juan Alonso Villabrille y Ron. En el centro del pueblo, encontrarás La Capilla de San Antonio, que consta de una sola nave rectangular, construida en cuarzo y pizarra, con un bonito retablo y paredes azules. En el antiguo camino a Pesoz verás la Capilla de San Miguel que está construida a tres aguas con pizarra, y en la que también se usó cuarzo. Un pueblo diferente y único, que marca un estilo medieval auténticamente asturiano.

2. Tazones

Tazones - Pueblos Medievales Asturias
Tazones

Ubicado en el concejo de Villaviciosa y a orillas del mar Cantábrico, Tazones es un pintoresco pueblo pesquero, que tiene además la virtud de estar muy cerca de los Picos de Europa. Dueña de coloridas y coquetas casitas marineras que comprenden su conjunto urbano, tiene un privilegiado entorno natural, vistas estupendas que ofrece la villa y un valioso patrimonio monumental, virtudes que hicieron que haya sido declarado Conjunto Histórico.

Es uno de los pueblos costeros más bonitos y se sitúa entre dos gigantescas peñas. Además, sus casas se encuentran de manera escalonada y son de unos o dos pisos. Sus barrios con una gran cantidad de restaurantes y bares, con lindos paisajes, una gran historia y una excelente oferta gastronómica. Es todo lo que necesitas para que tu estadía en este bello pueblo marinero, sea una muy grata experiencia.

Más cosas que puedes ver en Tazones

Sus dos barrios son: el barrio de San Miguel, que tiene la Iglesia Parroquial de Tazones, una bella construcción erigida siguiendo los cánones de la arquitectura rural tradicional del Principado medioevo y con solo cruzar la carretera local te encontrarás en el barrio San Roque, donde se halla la Casa de las Conchas, una construcción revestida con conchas multicolores de todos los tamaños y formas.

En el puerto se encuentra la Cofradía de Pescadores y dispone de varios restaurantes. En ellos podrás degustar pescados y mariscos recién extraídos del mar. Junto al puerto, la Playa de Tazones, es una pequeña, pero coqueta playa urbana de 200 metros, que, cuando hay marea baja te permitirá ver sobre un pedrero, huellas de dinosaurios (ignitas), de 150 millones de años de antigüedad. Por último, a aproximadamente 14 kilómetros, en la Punta del Olivo o de las Ariceras, en el poblado de Villar, verás el Faro de Tazones que se halla sobre el acantilado de Piedres Altés, a 127 metros sobre el nivel del mar.

3. Olloniego (Lluniego)

Olloniego
Castillo de Olloniego

A pocos kilómetros de Oviedo, junto al río Nalón, el Conjunto de Olloniego declarado Bien de Interés Cultural, es de origen medieval y se halla en la entrada del pueblo de Olloniego (viniendo desde Oviedo). Se trata de un grupo de construcciones medievales compuesto por: El Puente sobre el río Nalón (“la puente vieya”) probablemente del siglo XIV) que constaba de cinco arcos, que actualmente tiene tres y es de gran tamaño. La Torre Muñiz-Palacio Quirós (del siglo XIII), la torre era de carácter defensivo, es circular y se convirtió en palacio cuando se dejó de utilizar defensivamente.

La Capilla románica de San Pelayo, la construcción más antigua, que en la actualidad es la capilla del cementerio y de la que se conserva, el arco triunfal y el ábside. Asimismo, podrás ver el antiguo Hospital de Peregrinos de Olloniego en el barrio de La Plazuela, hoy convertido en vivienda. Frente a la Avenida Príncipe de Asturias, verás la Capilla San Pelayo de Olloniego, construida en el siglo XVII junto al palacio. Restos del Castillo de Tudela que data de la época de Alfonso III el Magno.

Según la época del año en que visites Olloniego, podrás participar de las diferentes fiestas locales: durante mayo o junio (puede variar) el Descenso Internacional del Nalón en piragua. En junio, fiestas de San Antonio y San Pelayo. El 8 y 9 de septiembre se conmemora el día de Nuestra Señora de Armatilla, patrona de Olloniego, al domingo siguiente Nuestra Señora de los Remedios. El 4 de diciembre Santa Bárbara. También es atravesado por el Camino de Santiago en su paso a la Catedral de San Salvador de Oviedo.

4. Raíces

A tan solo 13 kilómetros del aeropuerto de Asturias, en el Concejo de Castrillón, se encuentra el poblado de Raíces. En el siglo VI, en el llamado Peñón de Raíces, los astures erigieron un asentamiento amurallado que, con el tiempo se convirtió en: El Castillo de GauzónEsta fortaleza, construida a orillas de la ría de Avilés, fue realizada con el fin de defender el puerto y la línea costera, del ataque de los árabes y los piratas.

La fortificación contaba con espacio para la fabricación de armas, joyas y herramientas. Además, estaba dotada de estanques, desagües y salas privadas, típicas de los Palacios Reales. Muy cerca del castillo, se hallan restos arqueológicos de lo que fue la Iglesia de Santa María y más tarde, los frailes mercedarios la transformaron en el Monasterio de Santa María de la Merced. En la actualidad se conoce como Conjunto Histórico Arqueológico de Raíces, pudiendo recorrer la plaza de Raíces Viejo, que fue restaurada y reacondicionada por completo, y donde se realizan jornadas de mercado ecológico.

Más cosas que puedes ver en Raíces

La mejor manera de conocer este pueblo medieval es haciendo la Senda de la Ribera del Río Raíces. Esta ruta de trazado lineal, tiene 2,5 kilómetros y podrás recorrerla en aproximadamente tres horas. Para ello debes dejar el coche en donde el pueblo se divide en Raíces Viejas y Raíces Nuevas.

El camino comienza atravesando el Bosque de la Rivera, hasta llegar a Castillo de Gauzón, seguimos a través de una gran cantidad de huertos y arribaremos al Monasterio de la Merced, luego pasaremos por Salinas, la Aliseda y la Chacra de la Vegona, lugar en el que termina la ruta. Par regresar podemos hacer el recorrido inverso o tomar algún otro sendero dentro del bosque. Visitar el pueblo de Raíces, es un paseo donde se funden la historia, la naturaleza y bellos paisajes, con el marco de un ambiente medieval.

5. Bermiego, uno de los pueblos medievales más bonitos

Bermiego
Bermiego

Ubicada en la falda de la Sierra del Aramo a 700 metros de altura, conservando la distribución urbana original y dueña de un rico patrimonio etnográfico, llegamos a BermiegoEs otro de los pueblos medievales de Asturias, donde mora el Tejo más longevo de Europa y Monumento Natural en Asturias, pareciera que el tiempo se detuvo. El pueblo exhibe típicas casas asturianas y hórreos. Donde termina el pueblo, podrás ver un pequeño puente romano que cruza el Reguero de la Fontana, un bello riachuelo que lo atraviesa. A 500 metros del puente, junto a la Capilla de Santa María de Bermiego (del siglo XV), encontrarás el tejo de más de 2000 años, que todos los asturianos deberían conocer (pero pocos lo conocen).

Caminando por las calles, se pueden ver las casas con sus fachadas pintadas de color, muy bien conservadas y orientadas al sol. Más adelante llegamos a la plaza del pueblo, que dispone bancos para poder sentarse y tener una afable charla con algún vecino del lugar. Por supuesto tiene su fuente y lavadero, a la usanza de las más rancias tradiciones de la Asturias medieval. En los confines de la aldea, el único bar que dispone, nos espera.

¿Qué más puedes ver en Bermiego?

Durante el recorrido, puedes observar 32 hórreos y paneras, con su estilo bajomedieval. Todo esto ornado de dibujos con figuras geométricas, grecas de triángulos y el clásico ringo-rango. Junto al riachuelo podrás ver pequeños molinos, que explotan la molienda de maíz, desde hace siglos. Bermiego es un pueblo medieval salido de una fábula, para conectar con la vida y desconectar del mundo. Algunos de los exquisitos productos que se elaboran en Bermiego son:

  • El pan de escanda (una especie trigo típica de Asturias)
  • El “queiso” de bota (queso cremoso, picante y margo hecho con leche de vaca)
  • El pote de castañas
  • Las calderetas o asados (de cordero o cabrito) con patatas y pimientos
  • Animales de caza (corzo o jabalí)
  • Las emblemáticas tartas de avellanas
  • Los licores de arándonos, moras o agua espinos.

6. La Villa en Espinareu

Espinaredo - Pueblos Medievales Asturias
Espinaredo

El núcleo principal de la Parroquia de Espinareu es un hermoso pueblo llamado La Villa. Allí se concentran la mayor cantidad de hórreos, paneras y casas rústicas típicas de la montaña. Con un entorno de bosques y rodeada por el río Espinaredo, la villa es la aldea medieval donde se erigen la mayor cantidad de casas de montaña, hórreos y paneras del lugar. Rodeado de verdes bosques, entre arroyos y ríos, es un conjunto etnográfico dentro de un paisaje de ensueño. Además, aquí existe la mayor concentración de hórreos en excelente estado de conservación de Asturias.

A orillas del río está la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de las Nieves, un edificio del siglo XVIII, recientemente remodelado, donde los días 5 de agosto de cada año se conmemora la fiesta patronal. De la iglesia original solo se conserva un cáliz de plata del siglo XVI, donado por una familia del lugar. Casa Milia, Casa Carreño y Casa Pepa Pastor son casas del siglo XVII y exhiben algunos de los hórreos más antiguos de Espinaréu, asimismo, en el Mesón Vizcares contarás con comidas para llevar.

Muy cerca, el área recreativa La Pesanca es quizás, el sector más hermoso de la zona. En un paisaje verde, entre abedules, castaños, avellanos y hayas, encontrarás un ambiente de paz, acompañado solo con el suave murmullo de las cristalinas aguas fluyendo del río. Un paseo por La Villa te transportará al pasado reciente de una Asturias que creó su propio estilo de vida, su personal arquitectura y que aún la conserva a pleno. La Villa, en Espinaredo, es ni más ni menos que un museo al aire libre.

7. Pumares

Otro de los pueblos medievales de Asturias es Pumares, ubicado en un valle rodeado de bosques de castaños, abedules, acebos, avellanos, robles y fresnos. Al igual que algunos pueblos de Taramundi, se halla en pleno corazón de la tierra del hierro, el fuego y el agua. Este pueblo de “ferreiros”, mazos, batanes y molinos, está lleno de cascadas, ríos y preciosas rutas de senderismo. Allí se puede ver cómo trabajaban los artesanos de la zona.

Situado a la vera del río Agüeiría y a 497 metros de altura, es una bella aldea de tan solo 9 habitantes. Ellos te reciben con una sonrisa y se mueven sin prisa, ni pausa, en un paisaje fantástico, digno de un cuento de hadas. Una de las mejores cosas que ver y hacer en Pumares es la Ruta de la Seimeira, en un camino marcado por la actividad “ferreira”, actividad que funcionó hasta 1959, pero que ha dejado vestigios en la aldea.

¿Qué puedes ver en la Ruta de la Seimeira?

Se parte desde Pumares por un sendero en la margen izquierda del río Agüeiria, que nos lleva a través de un frondoso bosque. La mayor parte de la senda esta bordeada por un muro de piedra muy antiguo, que se halla cubierto de líquenes y musgos. Tras haber recorrido la mitad de la ruta pasaremos por el pueblo de Ancadeira (hoy deshabitado). Este fue hogar de un sastre que proveía al pueblo de sábanas, ropas y prendas varias.

Más adelante llegaremos a un pequeño valle poblado de centenares castaños, donde hay pequeñas construcciones circulares de piedra donde almacenaban castañas. Siguiendo por el camino nos desplazamos a la izquierda en una bifurcación para ir hacia Busqueimado una aldea, donde se encuentra la bella capilla de San Pedro que se ubica entre dos imponentes tejos de más de 600 años de antigüedad y en el medio de la aldea un fresno de 180 años. Al regresar y llegar nuevamente a la bifurcación podemos tomar un atajo que, en pocos minutos nos lleva a la cascada “Seimeira”, un bello salto de 30 metros, con el marco de una exuberante naturaleza.

8. Soto de Agues

Soto de Agues
Soto de Agues

Ubicado entre dos amplios valles de un macizo montañoso, a 430 metros de altura, Soto de Agues es un pueblo que consta de tres barrios: San Andrés, Agues y Soto. Se halla dividido por el río Nalón y en el 2009 fue galardonado como “Pueblo Ejemplar por la Fundación Premios Príncipe de Asturias.

Al arribar puedes dejar el coche en el amplio parking que dispone. Después de cruzar el puente, ya en el pueblo, comenzaremos a transitar por las callejuelas empedradas, corredores, casonas rurales. Además, hay una considerable cantidad de hórreos, algunos de más de cien años de antigüedad.  También podrás ver la Casa de los Canella del siglo XVI, que perteneció a la familia Canella. Cerca de la plaza hallaremos la Capilla de San Antonio de Padua, que data de 1709. Además, puedes ver la Iglesia de San Andrés en el barrio que lleva su nombre y que identificamos por su torre en forma de aguja. Posee un bello retablo con vidrios de colores.

¿Qué más puedes ver en Soto de Agues?

Asimismo, allí encontraremos la Antigua Escuela de Promoción Indiana, que en la actualidad es sede la Biblioteca y de las Oficinas de Grupo del Alto Nalón. En la Plaza de San Andrés se ubica el Albergue Municipal, que en el siglo XIX fue una escuela para niños. A nuestro paso encontraremos pequeños muros cubiertos de líquenes y musgos. También nos toparemos con el Potru de Ferrar y el abrevadero, que tiene un panel, donde se informa los elementos que lo componen y sus usos. Además, puedes visitar una antigua ermita, dedicada a Santa Ana.

En la salida del pueblo, sobre la derecha hallaremos el viejo lavadero y los restos de un poblado astur. Sobre el río Alba puedes apreciar el Puente de Soto, un viejo puente romano. Desde Soto de Agues asimismo, podrás realizar varias rutas de senderismo, que nos permitirá disfrutar de la naturaleza en estado pleno. Sin dudas, es otro de los pueblos medievales que más disfrutamos la visita.

9. Corao

Ubicado en a orillas del río Güeña, a 95 metros de altitud, Corao es un pequeño pueblo del concejo de Cangas de Onís. Nos depara la grata sorpresa de encontrarnos en un lugar, donde la arquitectura tradicional del medievo asturiano se mezcla con la popular y con la palaciega, en una rara combinación de estilos.

Es así que, encontrarás típicas casonas asturianas, junto a hórreos y palacios, entre los que se destacan: el Palacio de Noriega, una bella casona de estilo montañés, que a su vez tiene vivienda, dependencia para elementos de labranza y cuadra típicos de las casas de campo (dice el refranero popular que aquí murió Don Pelayo). La Casona de Frasinelli, también llamada la casa Quemada (sufrió un gran incendio durante la guerra civil), que perteneció a Don Roberto Frassinelli y Burnitz, apelado “el Alemán de Corao”. El fue quien hizo el proyecto para la Basílica de Covadonga, recorrió los Picos de Europa donde investigó sus ríos, desfiladeros y bosques y descubrió la “cueva del Cuelebre”, que se halla cerca del pueblo.

¿Qué más puedes ver en Corao?

Sobre una loma se encuentra la Iglesia de Santa Eulalia de Abamia, edificada por el Rey Pelayo en el siglo VIII, de estilo románico tardío con reminiscencia góticas y, donde arribaremos después de atravesar un hermoso castañar (“el castañeu”), lugar en el que anualmente se celebran ferias ganaderas, lugar al que llegaremos después de una caminata de 25 minutos. Allí puedes ver tejos milenarios y restos de un dolmen.

Muy cerca de Corao, en un paraje llamado Corao-Castillo, puedes observar el Palacio Soto-Labra, las casas de Cueto y la Cantera y la Casa del Cuervo. Según la época del año en la que viajes, podrás participar el 14 y 15 de abril de la fiesta de Nuestra Señora. Asimismo, los primeros días de noviembre de la fiesta de la castaña.

10. Bandujo (Banduxu)

Bandujo - Pueblos Medievales Asturias
Bandujo

Alejado de las vías de comunicación hasta los años ochenta del siglo pasado, cuando no llegaban ni los automóviles, ni la luz eléctrica, Bandujo se ubica en los Valles del Oso, en la cuenca del río Trubia. Debido a esto, el tiempo se detuvo e hizo que hoy sea el pueblo medieval mejor conservado de Asturias y tal vez de España.

Para llegar, hay dos formas: la tradicional y la moderna. La tradicional es por el camino medieval a Bandujo. Una ruta fácil en un entorno natural apta para los niños, que transcurre entre castañales, ablanales, praos y peñas. La moderna, es en coche por carretera, pasando por Proaza. En la entrada del pueblo, podrás dejar el automóvil en un pequeño parking con capacidad para seis o siete vehículos.

¿Que encontraremos en Bandujo?

Encontrarás muchas cosas que ver en Bandujo. En este pueblo asturiano todo es magia, las casas, los hórreos, el lavadero y los desniveles que separan los siete barrios que la componen. Su cementerio, con solo solo 27 tumbas, es el único en Asturias que conserva la tradición que, al fallecer un vecino, toma el lugar en la tierra del más antiguo de los enterrados. La imponente Torre construida por Álvarez de Bandujo, tiene cuatro plantas, casi sin ventanas, es circular y data del siglo XII. A su lado El Palacio de Bandujo, del siglo XVII, es cuadrado, de origen barroco, que alguna vez fue cárcel y Ayuntamiento.

Por último, la Iglesia de Santa María, es la construcción medieval más antigua de la aldea, ya que su origen se remonta al siglo X, pese a que, lo más antiguo que aún se conserva es el ábside del siglo XII. Así es Banduxu, bello y natural, con sus habitantes serviciales y amables, que día a día se va afianzando como uno de los pueblos más visitados de Asturias. Para más información sobre este pueblo, puedes leer nuestra guía para visitar Bandujo.


Si bien Asturias cuenta con muchos pueblos abandonados, con esta pequeña guía, rendimos un pequeño homenaje a la tan particular y tan propia Edad Media asturiana. Ese “algo”, que hace que la historia de Asturias sea única y haya quedado reflejado en estos 10 pueblos medievales de Asturias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.