• Menú
  • Menú
Bulnes Asturias

Bulnes: que ver y cómo llegar al pueblo

Bulnes está situado en el corazón de Los Picos de Europa, con una superficie de 56 kilómetros cuadrados y a 650 metros de altura. Rodeado de múltiples rutas para practicar senderismo y de altas montañas, algunos sostienen que Bulnes es uno de los pueblos más bonitos de Asturias y que podría tener su origen en la dominación romana. El pueblo se divide en dos barrios: Bulnes de Arriba o del Castillo, donde se conservan los restos de una torre de observación (de allí lo de barrio del castillo) y Bulnes de Abajo o La Villa donde se concentran la mayoría de los servicios turísticos.

Históricamente, sus habitantes se dedicaron a la ganadería y a la elaboración del famoso queso de Cabrales. En la actualidad, gracias al auge del turismo rural, se ha convertido en un importante centro turístico. Es muy frecuentado por montañistas que desean paz y tranquilidad, o por quienes buscan estar en contacto estrecho con la naturaleza. Algunos historiadores sostienen que los musulmanes, al ser derrotados en la batalla de Covadonga, huyeron pasando por Bulnes, antes de ser abatidos totalmente en Cantabria.

Cómo llegar a Bulnes

Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que Bulnes es el único pueblo de Asturias (y uno de los pocos de Europa y del mundo), donde no se puede ingresar con coches, autobuses y motos, ya que no tiene acceso a ninguna carretera. Por lo tanto, las maneras de ingresar al pueblo son dos: tomar el funicular que llega a Bulnes en pocos minutos o caminar siguiendo un tradicional sendero, que hasta el año 2001, era la única manera de hacerlo.

Dónde aparcar el coche para ir a Bulnes

Una de las dudas que teníamos para subir a Bulnes, era donde aparcar el coche sin tener ningún problema. Al ser un pueblo al que no pueden acceder vehículos, es uno de los puntos más importantes ya que todo aquel que llegue en coche, tendrá que dejar el coche abajo. Justo en la entrada al funicular, en el puente de Poncebos, hay una zona de parking, en la que también aparcan quienes desean hacer la ruta del Cares a pie, por lo que es aconsejable ir temprano para conseguir aparcamiento. Si vas a pasar la noche en Bulnes, no podrás dejarlo allí ya que tiene unos horarios establecidos.

De todos modos, en Poncebos hay otros lugares junto a la carretera donde aparcar es totalmente libre y gratuito, aunque puede ser algo complicado hallar un sitio (sobre todo en temporada alta). Además, es importante saber que, junto a la entrada del funicular hay un espacio reservado que solo pueden aparcar los trabajadores y los residentes de Bulnes.

Funicular de Bulnes

Funicular de Bulnes
Taquilla y Funicular de Bulnes

Por supuesto que la manera más cómoda y fácil de llegar para los que quieran conocer Bulnes es utilizando el funicular. El proyecto para su construcción data de los años 90 y se concretó en el 2001, año en el que el funicular vio la luz. Con un recorrido de más de 2 kilómetros a través de la montaña, salva un desnivel de casi 500 metros.

Tiene una capacidad de 48 pasajeros de los cuales 28 lo hacen sentados y 20 de pie y tarda solo 8 minutos para llegar hasta arriba. Funciona por un sistema de tracción a cable sobre vía, por un túnel subterráneo que atraviesa la Peña Maín. La frecuencia de salidas es de treinta minutos. Está permitido viajar con perros, siempre que lo hagan con bozal y cadena o en transportín. Al bajar del funicular, tendrás que caminar unos 400 metros por un pequeño sendero hasta llegar al pueblo.

· Horarios del Funicular de Bulnes

  • Temporada alta: desde el 1 de junio al 30 de septiembre, días festivos, Semana Santa y los puentes, el horario es de 10:00 a 20:00h, con una frecuencia de 30 minutos.
  • Temporada baja: esta temporada incluye el resto del año y el funicular funciona de 10:00 a 12:30h y de 14:00 a 18:00h.

· Precios del Funicular de Bulnes

  • Adultos: solo ida – 17,61 euros. Ida y vuelta – 22,16 euros.
  • Niños (4 a 12 años): solo ida – 4,32 euros. Ida y vuelta – 6,71 euros.
  • Bebés (hasta 3 años): no pagan
  • La vuelta no tiene fecha de caducidad, pudiéndose usar cuando el viajero lo crea conveniente.
  • Para los residentes en Bulnes es gratis.
  • El ticket para el funicular de Bulnes se puede comprar en la taquilla que hay allí mismo.

Sendero para subir a Bulnes a pie

Sendero a pie - Bulnes
Sendero para llegar a pie

Este es el sendero que, durante siglos se utilizó para llegar a Bulnes. Se trata de un camino de tierra de poco más de 2 kilómetros, que no es complicado, con un desnivel de 500 metros, y que se puede recorrer en aproximadamente una hora. El sendero comienza en Poncebos, lugar donde también da comienzo la Ruta del Cares.

El recorrido es de unos 4 kilómetros (8km si lo haces ida y vuelta) y lo puedes hacer en poco más de 1 hora (casi 2 horas y media si lo haces ida y vuelta). Iniciando en Poncebos, debes seguir hasta llegar al desvío de la carretera a Camarmeña, desde cuyo mirador se puede ver el Pico de Urriellu (el famoso Naranjo de Bulnes). Luego, tienes que continuar y antes de llegar al túnel, una indicación marca la ruta a seguir por el canal del Texu, unas escaleras te llevan al puente medieval de la Jaya, y al cruzarlo, el sendero conduce directo a Bulnes.

El recorrido es a través de la montaña, por un estrecho, pero cómodo camino. Está flanqueado por árboles en un costado y por el otro, hierba que desciende hasta el río. Pero quizás lo más importante, es que, perfectamente puede hacerse con niños pequeños, por supuesto con el cuidado y la atención que éstos requieren. Es importante saber que, está terminantemente prohibido realizar el trayecto de otra manera que no sea caminando.

La mejor época para visitar Bulnes

Para aprovechar al máximo tu visita a Bulnes, la mejor época para hacerlo es de julio a septiembre. En estos meses, el tiempo en Bulnes es muy agradable y podrás realizar diversas rutas de senderismo. Tiene un clima oceánico y durante el verano la temperatura promedio es de entre 22° y 24° centígrados, con pocas lluvias y clima más seco. Los inviernos son lluviosos y con nieve, con una temperatura media de entre 8° y 10° centígrados.

Alojamiento en Bulnes

Alojamiento en Bulnes
Nuestra habitación en el alojamiento “Aldea de Bulnes”

Bulnes dispone de abundante y variado alojamiento, con casas rurales, hostales y paradores. En general todos cuentan con servicios y comodidades acordes a nuestros tiempos, con cómodas estancias y precios para todos los presupuestos. Además, están dentro de un hábitat que respeta el entorno natural y mantiene la tradición asturiana.

Nosotros nos alojamos en la Aldea de Bulnes, una vieja casona que fue remodelada totalmente y hoy goza de todas las comodidades, pero manteniendo su fachada original. Otro alojamiento recomendable es El Caprichu de Bulnes, que cuenta con dos apartamentos, los cuales tienen 140 años de antigüedad, pero están equipados con elementos de última generación. Ambos están ubicados en Bulnes de Abajo.

Qué ver en Bulnes

Llegar a Bulnes es como un viaje al pasado, casas rusticas, pocos vecinos, un ambiente de paz, algún bar y alojamientos para pasar la noche. Rodeado de majestuosos picos de hasta 1600 metros de altitud, esta bella aldea fundada por pastores y que llegó a albergar más de 50 personas, mantiene el estilo de vida original, respetando el entorno. Un arroyo la divide en dos, y en ambos lados viviendas, tiendas, un bar y cobertizos donde aun se guarda el alimento para el ganado.

Los dos barrios

El puente de San Esteban en Bulnes de abajo
El puente de San Esteban en Bulnes de abajo

La aldea se divide en dos barrios: Bulnes de Arriba o del Castillo, donde se conservan los restos de una torre de observación (de allí lo de barrio del castillo) y Bulnes de Abajo o La Villa, donde se está la mayoría de los servicios turísticos. Al ingresar veremos el cementerio y la casa rectoral bastante destruida. Luego nos toparemos con edificios más nuevos, la capilla de Nuestra Señora de las Nieves y un hermoso y pintoresco puente, por el que se accede al núcleo del pueblo.

Bulnes de Arriba
Bulnes de Arriba

Para trasladarse a Bulnes de Arriba, que se halla en un pequeño cerro, existe un sendero asfaltado que parte desde un extremo de la Villa. Nos permite subir los 500 metros que separa ambos barrios, y allí veremos antiguas viviendas de piedra caliza con techos rojos. A su vez, por estar a mayor altitud, tendremos maravillosas vistas de todos los alrededores.

El mirador de Bulnes y los cuatro molinos

El mirador de Bulnes
El Picu Urriellu visto desde el mirador de Bulnes

A 400 metros del pueblo, yendo hacia Pandébano, se encuentra el mirador de Bulnes. Desde allí, en los días claros y luminosos, se puede ver el Naranjo de Bulnes o Picu Urriellu, con un total de 2519 metros de altura. La ruta es de dificultad baja y es apta para todos.

Si quieres conocer algo diferente y tienes espíritu aventurero, en las afueras del pueblo, podrás hallar las ruinas de dos de los cuatro molinos que hubo en la antigüedad. En los confines de la aldea, verás el Molino de La Reguina, cerca de la fuente del mismo nombre. Pocos metros más abajo, se hallan los restos del Molino del Chiflón, del que se tiene conocimiento que data de 1752.

Rutas de senderismo en Bulnes

Recorrer los alrededores de Bulnes es uno de los máximos placeres para los amantes de la naturaleza. En sus verdes prados, te toparás con vacas pastando tranquilamente o con cabras que retozan alegremente, entre unos paisajes de ensueño que nos dejan boquiabiertos. Por supuesto que el primero que visitamos es por el Canal del Texu, que es el que nos lleva al poblado y que nos marca el camino de lo que veremos más arriba.

Sin embargo, los caminos más excitantes son los que nos llevan a los pies de los Picos de Europa, y paso obligado de los montañistas. Las 5 rutas más apreciadas son:

  1. Bulnes – Miradores del Naranjo o Picu Urriellu – Collado de Pandébano – Bulnes. (Dificultad: fácil/moderado)
  2. Bulnes de Abajo, Mirador del Urriello y Poncebos. P.N. Picos de Europa. (Dificultad: moderado)
  3. De Bulnes a Amuesa y Cabrones. (Dificultad: difícil)
  4. Desde Poncebos a Bulnes por la Canal del Tejo. (Dificultad: fácil)
  5. De Sotres por el Collado de Pandebano a Bulnes. (Dificultad: fácil/moderado)

La ruta del Cares

Ruta del Cares
Un tramo de la ruta del Cares

A esta ruta, le hemos dedicado un párrafo aparte, ya que es la más concurrida de la Cordillera Cantábrica. Poseedora de una belleza paisajística incomparable, exhibe la naturaleza en otra dimensión. Sigue el curso del río Cares, a través de las laderas más verticales de los Picos de Europa, y puede ser realizada por todos tomando las precauciones necesarias.

Tiene una longitud de 12 kilómetros (24km ida y vuelta), que van desde Poncebos (Asturias) hasta Caín (León), en un recorrido que puede hacerse en cuatro horas de ida, y otro tanto si decides regresar por el mismo camino. Si vas a hacerlo durante el verano, te aconsejamos que no lo hagas los fines de semana, ya que la ruta suele abarrotarse de visitantes. Además, es recomendable estar provisto de botas ligeras o zapatillas deportivas y una mochila con lo esencial para este tipo de experiencias.

Dónde comer en el pueblo de Bulnes

La comida en Bulnes es sencilla pero exquisita, y entre los platos principales podrás encontrar la clásica fabada, las croquetas de cabrales y las patatas en todas sus formas. Todo esto con el típico toque asturiano y acompañado por un buen vino o por la deliciosa sidra asturiana.

Restaurantes que sirven comida

En materia de gastronomía en Bulnes de Abajo, encontramos La Casa del Puente, el Bar Bulnes y el Redondín Casa Rafa. En el barrio El Castillo, podrás disfrutar de alguna comida en Bar Mirador Lallende o en El Caleyon, siendo este último el único establecimiento de comidas que sirve cenas en Bulnes, ya que, atiende hasta las 21:00h. Las demás casas de comidas solamente atienden hasta las 19:30h.

El Caleyon - Bulnes
El Caleyon, uno de los lugares donde comer en Bulnes

Probar el queso Cabrales

Por supuesto que, no puedes irte sin probar el producto estrella de Cabrales, su famoso queso. Se elabora a partir de leche cruda de vaca o con mezcla de dos o tres clases de leche: vaca, cabra u oveja y se madura en cuevas naturales ubicadas en la montaña. Dice la leyenda, que un campesino estaba ordeñando a su ganado, cuando pasó por el lugar una pastora que le quitaba el sueño. Al verla, guardó la leche recién ordeñada y los trastos que utilizaba en una cueva y corrió tras ella, olvidándose del producto del ordeño.

Queso cabrales
Queso cabrales madurando en una cueva

Después de varios meses de amor y abundancia, el verano pasó y llegó el invierno con hambre y escasez. La necesidad le hizo recordar la leche que dejó en la cueva y fue por ella. Grande fue su sorpresa, al encontrar que la leche se había cuajado,  transformándose en el delicioso queso Cabrales. Al parecer, el descuido de un pastor, se convirtió en lo que hoy es uno de los quesos más ricos del mundo.


Gracias a la belleza de sus paisajes, Bulnes es uno de los pueblos más bonitos de los Picos de Europa. Caminar por sus callejuelas empedradas, disfrutar de sus casas de piedra, ver los Picos en toda su magnificencia y perdernos en los prados que la circundan, hizo que conocer Bulnes se transforme en una experiencia de paz y sosiego, sólo interrumpido por el susurro de sus aguas o el canto de los gallos y de los pájaros. Visitar Bulnes ha sido una vivencia que recomendamos totalmente y que siempre perdurará en nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.