10 cosas que ver y hacer en Granada imprescindibles

En esta guía sobre cosas que ver y hacer en Granada, te mostraremos las principales razones por las cuales miles de viajeros la consideran la ciudad con una de las historias más interesantes de España. Situada a los pies de Sierra Nevada, descubrir Granada te hará conocer y palpar las huellas inconfundibles de la cultura árabe, su incomparable arquitectura, su exquisita gastronomía y la calidez de su gente. Visitar las antiguas iglesias, subir al atardecer a alguno de sus miradores o asistir a un espectáculo de flamenco será una experiencia que te acompañará por el resto de tu vida.

Con una belleza única que trascendió todas las fronteras, su fama llegó al límite que Shakespeare escribió: «todo viajero tiene en su corazón a Granada incluso antes de conocerla», de hecho, el mexicano Agustín Lara, que nunca había estado en Granada, compuso en 1932 el tema musical que lleva el nombre de la ciudad, convirtiéndose en la canción más grabada en idioma español y una de las más populares del mundo.

La mejor época para viajar a Granada es durante la primavera y el otoño, ya que en invierno el clima en Granada es bastante frío, y en verano, con temperaturas que superan los treinta grados, el calor en las horas centrales suele ser sofocante. Por esto y por mucho más, hemos realizado esta lista de las que consideramos son las 10 cosas que ver y hacer en Granada imprescindibles. ¡Comencemos!

1. La Alhambra

La Alhambra por la noche

Para empezar esta guía, no puede faltar la Alhambra, uno de los lugares más interesantes que puedes ver en Granada. Su nombre procede del color de sus muros (Al-Hamra en árabe) que fueron fabricados con la arcilla del lugar, de ahí su color rojizo. Es el símbolo de la ciudad, la obra cumbre del arte musulmán en Europa, el monumento más visitado de España y, en sus alrededores, hallarás una de las zonas más bella y cómoda para alojarte en Granada

Se trata de una ciudad, fortaleza y palacio erigida por los monarcas de la dinastía Nazarí del Reino de Granada. En su interior hay diferentes edificios, por lo que, vamos a verlos uno por uno para que no te quede nada importante sin conocer.

Los Palacios Nazaríes

Se compone de diferentes palacios y patios de distintas épocas, fue la residencia oficial de los sultanes de Granada Ismaíl I, Yusuf I y Mohamed V, hasta su rendición en 1492.

Palacio de Comares

Compuesto por un conjunto de dependencias, entre sus construcciones destacan: el Cuarto Dorado, el Patio de los Leones, el Salón del Trono y el Patio de los Arrayanes o la sala de los Embajadores.

La Alcazaba

Es la parte más antigua de la Alhambra y, se trataba de un complejo militar en el que vivían los soldados. Se compone de varias torres, desde donde se obtienen impresionantes vistas sobre Granada: la Torre Quebrada, la Torre del Homenaje, la Torre de la Velay y la Torre de la Pólvora o Torre del Cubo.

El Generalife

Ubicado fuera de las murallas de la Alhambra, era la zona de entretenimiento de los sultanes y el palacio de verano. Allí podrás ver el Mirador Romántico, el Patio de la Acequia, los Jardines Bajos, el Patio del Ciprés de la Sultana, la Escalera del Agua y el mirador de Ismail I o la Sala Regia.

El Partal

Cuenta con hermosos jardines y un estanque. Además, es el único que ha mantenido su estructura más o menos intacta desde la etapa nazarí y fue cedido en 1891 al rey Alfonso XIII de Borbón, por quién era su propietario, Arthur Von Gwinner,

El Palacio de Carlos V

Es la más nueva de las construcciones, ya que fue erigida por el emperador Carlos V en 1526. Se trata de una planta cuadrada, con un gran patio central circular. En su planta baja se encuentra el Museo de la Alhambra y en la superior el Museo de Bellas Artes.

2. Salir de tapas por Granada

Tapas típicas de Granada
Tapas típicas de Granada

Una manera diferente de conocer Granada, es hacer una salida de tapas por el centro de la ciudad. Pero vemos cómo funciona: pides una bebida y a la tapa, (esos bocados gratuitos que acompañan al refrigerio) la invitan ellos. Después que hayas pedido una cerveza (debes pedir una “alhambra”), el camarero te preguntará: y de tapa, ¿qué te pongo?, en algunos bares tendrás un listado en el que poder elegir lo que quieras y en otros te la ponen directamente, sin preguntarte. Sin embargo, lo aconsejable es ir tomando las que van saliendo según se hacen en la cocina.

Las tapas granadinas más típicas son los «pescaitos fritos», en las que se emplea una amplia gama de pescados y mariscos, como chanquetes, sonsos, calamares, chopitos, boquerones pequeños, gambas e incluso salmonetes o merluza. Eso sí, cortados en trozos pequeños, enharinados y fritos y las roscas, rellenas de embutido ibérico típico de la zona: jamón, queso, lomo, etc. También podrás encontrar tapas como patatas bravas, patatas con alioli, pinchos morunos o hamburguesas. Una cena que te costará menos de 4 euros.

Para acompañar las tapas pregunta al camarero por el «calicasas» (un combinado granadino de vino dulce, vino seco, un chispazo de ron, otro de ginebra, uno más de coñac, vermut, licor de naranja y un golpe de agua de Seltz), que puedes encontrarlo en bares o en bodegas, o también te recomendamos el vermú. Otro dato que debes saber, es que, si pides agua, no hay tapas.

3. La Catedral de Granada y la Capilla Real

La Catedral, uno de los lugares más importantes que ver en Granada
La Catedral, uno de los lugares más importantes que ver en Granada

Dedicada a Santa María de la Encarnación, la Catedral de Granada es la catedral gótica más grande del mundo y el segundo templo catedralicio más grande de España (solo superada por la catedral de Sevilla), con 115 metros de longitud y 67 metros de ancho. Cuando Granada fue conquistada por los reyes católicos a los árabes en 1492, fue ordenada su construcción. Comenzó a erigirse en 1501 y diferentes arquitectos trabajaron en la edificación de esta catedral durante casi 200 años, dando como resultado que la catedral de Granada sea una mezcla de estilos renacentista y gótico.

Se construyó sobre la antigua Gran Mezquita y fue la primera que albergó una capilla funeraria para los reyes. El altar Mayor es redondo, lo que marcó un cambio en la arquitectura de edificios religiosos, obra de Diego de Siloé, junto a Enrique Egas y Alonso Cano, del que se conservan obras de arte de incalculable valor histórico y artístico.

La Capilla Real, en pleno centro histórico de la ciudad forma parte del conjunto monumental que incluye la Catedral, la iglesia del Sagrario y el saliente de la antigua Lonja. En su interior se encuentran los restos de los Reyes Católicos, junto a los de su hija Juana la Loca y Felipe el Hermoso, además del nieto de los Reyes, el pequeño príncipe Miguel de la Paz de Portugal. Los mausoleos fueron hechos con mármol de Carrara, y en su interior se encuentra la colección personal de pintura flamenca de Isabel la Católica (una de las pasiones de la reina).

4. El Mirador de San Nicolás

Vistas desde el Mirador de San Nicolás
Vistas desde el Mirador de San Nicolás

Otra de las cosas que ver en Granada es el Mirador de San Nicolás, que es tal vez el más famoso de la ciudad. Su fama se debe en parte a que, en 1997, Bill Clinton dijo que vio “la puesta de sol más bonita del mundo”, contradiciendo a los que dicen que se ve en SantoriniUbicado en el corazón del Albaicín, está junto a la Iglesia de San Nicolás, construida en 1525 sobre una mezquita (de la que solo queda el aljibe) como muchas de las iglesias de Granada, de la que toma su nombre.

Desde él se contempla una panorámica completa de la ciudad, la Alhambra, Sierra Nevada, y la Vega de Granada, convirtiéndola en un rincón romántico por excelencia, pero que antaño fue lugar de reunión y plaza de armas, y supo estar ocupado por casas y palacetes árabes. En la actualidad, el Mirador de San Nicolás es una plaza cuadrada, con árboles alrededor, bancos de piedra y el típico empedrado granadino.

Por supuesto que, tal como comentamos anteriormente, las puestas de sol adquieren un significado diferente, ya que se trata de un sitio bullicioso, donde podemos encontrar músicos, artesanos, hippies y turistas venidos de todas partes del mundo. Si deseas ampliar tu visita, muy cerca se sitúa la mezquita nueva, único lugar de culto musulmán de este histórico barrio, que goza de vistas igualmente hermosas.

5. El Paseo de los Tristes, uno de los lugares que ver en Granada

Ubicado entre las colinas de la Alhambra y el Albaicín, el Paseo de los Tristes se encuentra en el Valle del Darro. Considerada por muchos como la calle más bella del mundo, está rodeada por palacios, iglesias, conventos, museos y edificios medievales. En realidad, su nombre oficial es Paseo del Padre Manjón, por lo que nunca lo encontrarás en tu GPS, si lo buscas como Paseo de los Tristes.

Debe su sobrenombre a que, en torno a 1805, se ubicó el actual cementerio de San José de Granada, anteriormente cementerio de las Barreras.  Subiendo la colina por la Cuesta de los Chinos se accedía al camposanto y, la mayor parte de los cortejos daban el último adiós a los difuntos en este lugar, antes de la subida a la Sabika.

A comienzos del siglo XVII, los terrenos de la zona que pertenecían a la familia Castril, fueron cedidos para que se construya el paseo y la fuente que se halla en el centro. Se comenta que la cesión se realizó para ordenar la zona que, tras una gran explosión de un taller de pólvora cercano, había quedado reducida a un solar.

Actualmente, desde el Paseo de los Tristes se puede admirar a la Alhambra desde cualquiera de sus bares, donde es casi obligatorio probar las típicas tapas granadinas en alguna de las terrazas del paseo. El paseo se desarrolla paralelo al río Darro, y durante el trayecto, existen 14 puentes para cruzar al otro lado.

6. Disfruta de los baños árabes (Hamman Al Ándalus)

Hammam Al Ándalus, un baño típico en Granada

Construidos sobre las ruinas de un antiguo Hammam del siglo XVI, El Hammam Al Ándalus de Granada, conocido como baño árabe (hammam),​ es una modalidad de baño de vapor que incluye limpiar el cuerpo y relajarse. Ubicados en el casco antiguo de la ciudad, podrás relajarte con un masaje dado por un masajista profesional, para luego darte un baño termal, disfrutando de los perfumados aromas del baño turco mientras paladeas un té de menta fresco, en un ambiente con la luz tenue y suave música andalusí.

Podrás optar por varias modalidades

  • Baño y masaje relajante: Con una duración de 15 o 30 minutos, recibirás un masaje realizado con aceites esenciales, que te dejarán la piel suave y perfumada.
  • Baño y limpieza de piel, con un masaje relajante: Consiste en un tratamiento de limpieza de piel de 15 minutos de duración, que se realiza sobre la tradicional piedra caliente del Hammam, friccionando la piel con una pasta de jabón de uvas rojas, muy espumosa y cremosa, totalmente natural.

Ten presente que los baños son mixtos, no así los vestuarios. Además, los horarios varían de acuerdo a la disponibilidad.

7. La Calle de las Teterías

La mejor manera de acercarse a la cultura árabe, la arquitectura islámica y el legado andalusí, es visitar las teterías. Ubicadas principalmente en los barrios del Albaicín y el Sacromonte, en el casco histórico de la ciudad, en ellas podrás degustar tes exóticos y propios de los moros.

Esta costumbre de origen marroquí, con distintos sabores de tés, sostiene que debe tomarse bien caliente y hay una razón para ello. Lo que ocurre es que al beber el té muy caliente la temperatura corporal también sube equiparándose a la temperatura exterior y así no se nota tanto el calor

En el antiguo barrio musulmán, el Albaycín, en la zona de Calderería, y la Calle Elvira, los alrededores de Plaza Nueva y el arco de Elvira hay numerosas teterías, puestos de dulces marroquíes y tiendas de souvenirs. Allí es posible degustar el riquísimo té moruno o el exquisito té tunecino, que además lleva piñones.

Decoradas con motivos árabes, cojines al estilo zoco, farolas de cristales multicolores y adornos geométricos, preservan la tradición original y denotan su carácter acogedor. Todo ello entre aromas de incienso, y aceites esenciales, acompañados por una suave música árabe. 

8. Los barrios más emblemáticos de Granada

Si visitas Granada, hay dos barrios que son imprescindibles en tu paso por la ciudad. En ellos encontrarás gran parte de la historia de una de las ciudades más bonitas de España.

· Barrio del Sacromonte

Vistas de Sacromonte
Vistas de Sacromonte

Con una geografía variada y bella, el Sacromonte discurre entre ríos, vega y montaña. Cuenta con una mezcla de etnias que incluye castellanos, gitanos árabes y judíos. Desde lo alto del cerro, puede verse la Alhambra, el Valle de Valparaíso, con el río Darro y las laderas del Albaicín.

En las laderas del Cerro de San Miguel y en la orilla del Camino del Sacromonte, se encuentran las Cuevas del Sacromonte, donde los gitanos se instalaron en el siglo XVIII. En general son blancas, espaciosas y adornadas con cacharros de cobre, y las hay de varios tipos: Las de fácil acceso, por hallarse cerca del camino, como, la Cueva de La Rocío y la Cueva de María la Canastera.

Por otra parte, en la parte más alta están las más humildes, que son más pequeñas ya que, solo tienen uno o dos dormitorios y la entrada sirve de comedor y cocina. Las dedicadas a los espectáculos flamencos, a las que es imprescindible acercarse una noche para asistir a una «zambra gitana», cante y baile flamenco inspirado en las bodas musulmanas de la ciudad.

· Barrio del Albaicín

Las calles de Albaicín

Ubicado en un cerro frente a la Alhambra, el Albaicín es el barrio árabe más antiguo de Granada y fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1984. Durante el siglo XII, bajo la dominación árabe, fue un próspero barrio repleto de palacios, villas y mezquitas. En 1492 tras la conquista por parte de los reyes católicos, las mezquitas fueron demolidas y se reemplazaron por iglesias.

En la actualidad, solo queda un palacio moro en el barrio, llamado Palacio de Dar al-Horra del siglo XV. Considerado el germen de la actual ciudad de Granada, toma su nombre de un vocablo árabe que lo designa como el barrio de los halconeros. Este barrio es un laberinto de angostas calles y plazas en combinación con numerosas casas encaladas y, pasear por el Albaicín es pasear por la historia de Granada.

9. Los museos de Granada

Estos son los museos que, en nuestra opinión, te brindarán lo mejor de la historia y el arte de la ciudad. Aquí te dejamos algunos de los principales museos, para que escojas el que sea de tu gusto.

Museo Cuevas del Sacromonte

Este original museo se encuentra en el Barranco de los Negros, en el barrio de Sacromonte, y su objetivo es dar a conocer las costumbres y la historia de las 11 cuevas restauradas, en cuanto a su forma de vida, sus dimensiones y sus trabajos. Allí se expone el mobiliario, los enseres que utilizaban y su estatus socioeconómico de sus habitantes. De acuerdo a la profesión de sus habitantes había cuevas-taller de fragua, cueva-taller de telar, cueva-taller de cerámica y cueva-taller de cestería, entre otros.

Museo del Parque de las Ciencias

Ubicado en el barrio de Zaidín, el más populoso de Granada, es el primer museo interactivo de la región. Con cerca de setenta mil metros cuadrados, consta de siete pabellones: 5000 metros para exposiciones temporales, un planetario digital, biblioteca, cines, auditorio, galería cultural y ventanas a la ciencia. Además, tiene otros veintisiete mil metros cuadrados de museo al aire libre con espacios como:  la Carpa de la Gimnasia Mental, la Torre de Observación, el Laberinto Vegetal, el Mariposario Tropical, los Recorridos Botánicos, el Jardín de Astronomía y el Observatorio Astronómico.

Museo de Bellas Artes

Como ya lo manifestamos, este museo se halla en el Palacio de Carlos V, y en él pueden admirarse obras pictóricas y esculturas, que abarcan desde el siglo XV al siglo XX, en cuatro apartados: Renacimiento, Barroco de Granada, Manierismo y Pintura granadina del siglo XIX. Allí se exhiben obras de Mariano Fortuna, Sánchez Cotán, Alonso Cano y otros.

Otros museos que podrás visitar son: el Museo San Juan de Dios, la Huerta de San Vicente y la Casa-Museo Federico García Lorca.

10. Monasterio de la Cartuja de Granada

El emblemático Monasterio de la Cartuja
El emblemático Monasterio de la Cartuja

A pocos kilómetros del centro de Granada, sobre los cerros de Aynadamar, se encuentra el Monasterio de Nuestra Señora de la Asunción «La Cartuja»Se trata de un enorme complejo religioso, tal vez el más representativo del barroco español, cuya finalización llevó casi trescientos años, ya que, se comenzó en 1514, cuando Don Gonzalo Fernández de Córdova cedió algunos terrenos, desvinculándose al poco tiempo, y en 1516 Fray Alonso de Ledesma reinició los trabajos.

En su construcción se han fusionado los estilos gótico, renacentista y barroco. En el centro del monasterio un patio de estilo árabe con una fuente, rodeado de naranjos, y a su alrededor se hallan varias salas que describiremos:

  • Sala capitular: Se trata de la más antigua del monasterio, y destaca por su bóveda de crucería.
  • La sacristía: Situada a la izquierda del Presbiterio, con influencias árabes, y adornada por yeserías y taraceas.
  • El refectorio: Era donde comían los monjes, y alberga una importante de pinturas de Juan Sánchez Cotán.
  • Iglesia de Asunción: Cuenta con tres puertas, una para los fieles y las otras dos, para los monjes y los legos.
  • La capilla: Profusamente decorada, con frescos del pintor Antonio Palomino.

Curiosidades de Granada

  • Fue el último reino musulmán de la Península Ibérica, al que estuvo sometido durante 781 años
  • En el año 1330 fue la ciudad más poblada de Europa
  • La Alhambra es visitada anualmente por casi tres millones de personas, además, es el único monumento de ese tipo en el mundo.
  • Por su cercanía al mar podrás nadar y esquiar el mismo día (ambas estaciones se encuentran a 45 minutos de distancia), algo que solo puede hacerse en algunas zonas de Asturias.
  • La estación de esquí de Sierra Nevada es la que se halla más al sur de toda Europa y la única en la que podrás esquiar en bañador, cuando se celebra la “Bajada en Bañador”, para despedir la temporada.

Por esto y mucho más, Agustín Lara comienza su canción con estos versos: “Granada, tierra soñada por mí. Mi cantar se vuelve gitano cuando es para ti ….” y, no se equivocó, realmente es un sueño, y es una ciudad que por lo menos debes visitar una vez en la vida. ¡Granada te espera!

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede interesarte