• Menú
  • Menú
Valencia en 3 días © Ilusión Viajera

Valencia en 3 días: itinerario completo y alojamiento

Lo primero que debes saber antes de conocer Valencia en 3 días, es que está ubicada en lo que sería la desembocadura del Río Turia. En realidad el río Turia, a la altura de Quart de Poblet, ya casi no tiene cauce. Una pequeña represa contiene su poco caudal, que vuelca el agua acumulada al mar a través de un canal.

Esta bella ciudad medieval, es famosa por su “Oceanario”, el Museo Interactivo, su Planetario y la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Los valencianos ignoran el Mediterráneo, al que solo recuerdan en los días calurosos, para tomar un baño en la Malvarrosa. Al caminar por su centro histórico, no notarás que estás en una ciudad costera. Como es nuestra costumbre, organizamos los tres días de visita (algo que siempre recomendamos hacer). Para ello diseñamos este itinerario de Valencia en 3 días con tres rutas (una por día), tratando de compatibilizar historia, naturaleza, arte, curiosidades y practicidad.

Dónde dormir en Valencia

Hotel San Lorenzo Boutique Valencia
Hotel San Lorenzo Boutique en Valencia

Para nuestra estancia de 3 días en Valencia, nosotros elegimos el San Lorenzo Hotel Boutique, ubicado en Plaça de Sant Llorenç. Nos encanto desde el primer momento por varios motivos. Primero por que al viajar con dos niños necesitábamos algo espacioso, y los apartamentos que tienen son súper completos. En cuanto a la relación calidad precio está muy bien, pero lo mejor de todo es su ubicación privilegiada.

Tiene una ubicación perfecta para empezar cualquier itinerario, ya que está situado a solo 200 metros de la Plaza de la Virgen. Estábamos situados en pleno centro histórico de Valencia y teníamos algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad justo al lado.

Día 1:  Centro histórico

En nuestro primer día del Valencia en 3 días partimos desde nuestro alojamiento San Lorenzo Hotel Boutique. Caminamos hasta la Calle del Pintor López, para empezar nuestra visita a la Ciutat Vella (Ciudad Vieja). Las Torres de Serranos fueron lo primero que vimos, una fortificación que comenzó a construir en 1392 Pere Balaguer. Desde allí fuimos a la iglesia de San Nicolás de Bari y San Pedro Mártir, a la que llaman la “capilla Sixtina” valenciana (con frescos diseñados por Antonio Palomino y pintados por Dionis Vidal), y que fue erigida en 1242 por la familia Borja. Después fuimos a las Torres de Quart, uno de los lugares imprescindibles que visitar en Valencia. Son unas hermosas torres en estilo gótico, construidas entre 1441 y 1460 por Pere Compte y Francesc Baldomar.

Las Torres de Serranos, uno de los mejores lugares que ver en Valencia en 3 días
Las Torres de Serranos, uno de los mejores lugares que ver en Valencia en 3 días

Siguiendo con el itinerario, nos dirigimos a La Lonja de la Seda, Este bello edificio es uno de los más famosos en estilo gótico de Europa, desde el 4 de junio de 1931 fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el 5 de diciembre de 1996. Muy cerca de la Lonja pasamos por el Mercado Central, una obra de ingeniería hecha con columnas de hierro (nos recuerdan a la Torre Eiffel), azulejos y vidrieras. Además, allí es donde probamos la famosa Horchata valenciana y disfrutamos del aroma de los productos que se ofrecen en sus más de 300 puestos.

A continuación, de acuerdo a lo programado, fuimos a conocer el Ayuntamiento. Se trata de dos edificios unificados: Las antiguas Escuelas del Arzobispo Mayoral, “Casa de la Enseñanza”, y una edificación más nueva, obra de los arquitectos Carlos Carbonell Pañella y Francisco de Mora y Berenguer. Alberga el Archivo Municipal y su Museo, exhibiendo en su frente la Torre del Reloj, que fue el primer carrillón municipal de España.

Mercado Central de Valencia © Ilusión Viajera
Mercado Central de Valencia

Después de andar por algunas horas, nos venció el apetito y nos dirigimos al restaurante La Catedral, situado justo en frente de la Catedral de Valencia. No podíamos esperar más a probar la paella valenciana y nos pedimos una paella de pollo y otra de mariscos, ambas estaban exquisitas. También pedimos 3 cervezas y un agua grande, a lo que gastamos 45€. No es el sitio más barato, pero las vistas a la Catedral disfrutando de una deliciosa paella, al menos para nosotros no tenían precio.

Una vez repuestas nuestras fuerzas, aprovechamos para hacer un momento de paz y sosiego. Para ello nada mejor que sentarnos por unos minutos en la hermosa fuente (que representa al Río Turbia) de la Plaza de la Virgen. Históricamente, esta plaza es el origen de la ciudad de Valencia, y alberga La Catedral, el Palacio de la Generalitat Valenciana y la Basílica de la Virgen de los Desamparados. En este lugar, concretamente en la Puerta de los Apóstoles de la Catedral, desde hace 1000 años se reúne el Tribunal de La Aguas, que es el tribunal vigente más antiguo de Europa (y tal vez del mundo).

Plaza de la Virgen © Ilusión Viajera · Nacho Velardi
Plaza de la Virgen, un lugar imprescindible que ver en Valencia

Para finalizar el paseo del día, nos dirigimos a L’Iber, el museo de los soldaditos de plomo más grande del mundo. Ubicado en el Palacio de Malferit, está compuesto por más de un millón de piezas y organizado por temáticas en diferentes salas. También se dividen por etapas históricas. Durante el paseo pudimos ver varias obras de arte urbano. Entre ellas el FASIM “Stop victim war’s wall”, de Jordi Ferrer o “El Gato en Llamas” de Autor anónimo. Hecho esto regresamos al hotel, agotados pero felices, por el maravilloso primer día que habíamos tenido en Valencia.

Día 2: Museos, Jardines, Playa, Puerto y Cultura

Después de desayunar, comenzamos el segundo día del Valencia en 3 días. Partimos desde el hotel y fuimos hacia el Pont de la Trinitat donde, después de cruzarlo, tomamos la calle San Pío V y arribamos al Museo de Bellas Artes de Valencia. Se trata de una monumental construcción del final del siglo XVII y primera mitad del siglo XVII. Además, fue sede del Colegio San Pío V, para el estudio eclesiástico.
Es uno de los edificios más bellos de la ciudad, y es una de las pinacotecas más importantes de España. Tiene casi 3000 pinturas de artistas de la talla de Velázquez, El Greco, Ribera, Murillo, Valdés Leal, Carlos de Haes, Muñoz Degrain, José Benlliure o Sorolla.

Hecho esto, nos encaminamos a los Jardines del Real o Viveros, un histórico parque de la época de los árabes, que es uno de los más notables de Valencia. Pudimos apreciar una gran cantidad de esculturas, entre las que se destacan las de la “cuatro estaciones” (Diana, Apolo, Venus y Cronos), de Jacobo Ponazanelli. Además de una gran cantidad de plantas y árboles, pudimos ver hermosas fuentes. También apreciamos la reconstrucción del palacio de los duques de Mandas y el palacio de los condes de Alcudia o de los de Moroder.

Jardines Del Real Valencia
Antigua edificación en los Jardines Del Real

Hicimos una breve visita al Museo de Ciencias Naturales, que tiene una gran colección de mamíferos americanos del Pleistoceno, y otra consistente en una fabulosa muestra de paleontología del cuaternario de América del Sur.

Al terminar, nos encaminamos en tranvía hacia la zona de playas distantes a no más de 5000 metros. Llegamos a la Playa de la Malvarrosa, con aguas tranquilas, con arena dorada y fina y todos los servicios imaginables. Allí disfrutamos de una bella jornada de sol y agua, saciando nuestra sed y apetito en los chiringuitos que dispone el lugar. Realizamos una caminata hacia el puerto (Marina del rey Juan Carlos I), donde pudimos ver los dos faros (el antiguo y el nuevo) y el Edificio del RelojA media tarde decidimos visitar la Ciudad de las Artes y de las ciencias y el Oceanogràfic, dos de las mejores cosas que ver en Valencia.

Ciudad de las Artes y las Ciencias, un imprescindible del Valencia en 3 días
Ciudad de las Artes y las Ciencias, un imprescindible del Valencia en 3 días

Recorriendo sus seis espacios más importantes: un edificio con forma de ojo llamado L’Hemisfèric, luego L’Umbracle un jardín mirador, con plantas autóctonas, El Ágora, un espacio para eventos, desfiles y espectáculos varios. También vimos el Palacio de las Artes Reina Sofía, que acoge el Teatro de la Ópera de Valencia, el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe dedicado a la ciencia, la sostenibilidad y la tecnología y por último El Oceanográfico, el zoo marino más grande de Europa. Allí estuvimos, hasta que exhaustos, decidimos regresar al hotel y preparar la cena en la cocina del apartamento.

El Umbracle © Ilusión Viajera
El Umbracle en la Ciudad de las Artes y las Ciencias

Día 3: Naturaleza y Paz

En nuestro último día del itinerario de Valencia en 3 días decidimos que sería totalmente para disfrute de los niños y decidimos ir al Bioparc Valencia. Para ello preparamos sándwiches y bocadillos, y por supuesto, después de desayunar, emprendimos la partida. A efectos de hacerlo más entretenido, aprovechamos para realizar una caminata a través de los Jardines del Turia.

Los Jardines del Turia

Los Jardines del Turia
Los Jardines del Turia

Comenzamos desde Pont de Fusta, el puente más próximo al hotel, donde vimos el campo de fútbol que lleva el nombre del puente, pasamos por el Parque de Barras Calistenias “Broly” y seguimos hasta el Campo Municipal de Béisbol y Softbol Turia-Valencia.

A continuación, llegamos a un Parque Infantil, donde descansamos unos minutos y aprovechamos para comer unos bocadillos, mientras nuestros niños disfrutaban de los juegos, luego al Campo de Rugbi del Riu y después al Parque para Perros Agility. Muy curioso nos resultó el Tobogán Piedra, donde los niños jugaron en el mismo (hay que tener cuidado por que es algo resbaladizo).

Pasamos luego por el Estadio de Atletismo del Turia y tras recorrer algunas decenas de metros, arribamos a un hermoso lugar llamado Laberint, un jardín geométrico con formas de laberinto coronado con un mirador superior. Continuamos y pasamos por el campo de fútbol CD El Rumbo y, frente a éste la Pista de BasquetLuego llegamos a la Casa de l’Aigua, una edificación de los años 80, que hoy se halla en bastante mal estado, hasta llegar a nuestro destino final: El Bioparc Valencia, donde pasaríamos el resto del día.

El Bioparc Valencia

Bioparc Valencia
Jirafas en el Bioparc de Valencia

Quienes creen que el Bioparc Valencia es un zoológico, se equivocan, es mucho más que eso. No solo se ocupan del cuidado de los animales. Los profesionales altamente calificados que desarrollan tareas en el lugar, se dedican a conservar y recuperar especies en vías de extinción.

Este es el caso, del nacimiento a mediados de junio del 2021, del primer Puercoespín Sudafricano en el Bioparc Valencia (sus padres son “Pincho y Pincha”). Estos ejemplares están incluidos en la lista roja de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). Lo mismo ocurrió con la gacela de Mhorr, especie que se está recuperando, y cuyos últimos ejemplares en libertad se extinguieron en el norte de África. En el Bioparc ya hubo tres nacimientos.

En su interior apreciamos mucha vegetación, pequeñas cascadas, un lago y está ambientada para reproducir la sabana africana con rocas y tierras rojas. Se divide en cuatro zonas bien definidas: sabana, humedales, bosque ecuatorial y Madagascar. En cada lugar hay carteles que nos indican que animales encontrar. En caso que no estén a la vista en ese momento, esperar un poco, porque pueden estar escondidos o durmiendo.

¿Qué animales vimos en el Bioparc Valencia?

Vimos todo tipo de animales: mamíferos, aves, peces y reptiles. Desde lémures hasta hipopótamos y desde flamencos hasta cocodrilos. Además, nuestros hijos disfrutaron viendo rinocerontes, elefantes, ciervos, antílopes, leones, cebras, avestruces, rinocerontes, elefantes, gorilas, grullas, pelícanos, suricatas y jirafas.

También participamos de charlas con los cuidadores y pudimos alimentar algunos de los animales. En el cine del Bioparc se exhiben películas documentales y todas estas opciones se realizan gratis (están incluidas en el costo de la entrada, que por cierto, las compramos en su sitio web oficial).


Así dimos por concluidos nuestros 3 días en Valencia. Pese a las limitaciones que causó la pandemia, el hecho de hacerlo con nuestros niños y las dificultades económicas que se enfrentan a nivel global, no pudieron doblegar las ansias de conocer nuevos lugares para disfrutar de las bellezas naturales, históricas y de la calidez humana de los lugareños.
En Valencia todos los objetivos fueron logrados y quedó demostrado que nunca debemos abandonar nuestros deseos de conocimiento y estimular la
Ilusión Viajera que habita dentro de cada uno de nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.