• Menú
  • Menú
Navigli en Milán

50 cosas que ver y hacer en Milán

Entre las muchas cosas que ver y hacer en la capital mundial de la moda, aquí dispones de las 50 mejores cosas que ver y hacer en Milán. Para ello hemos tenido en cuenta: lugares gratuitos, espacios culturales, históricos, de entretenimiento, exóticos o raros, naturaleza, costumbres milanesas y belleza.
Sin embargo, antes de planificar tu visita a la ciudad, te recomendamos seguir esta lista de consejos para viajar a Milán. Además, en este artículo dispondrás de información para las mejores excursiones desde Milán y los lugares que visitar imprescindibles.

Contenido del artículo

1. Ca’ Granda Università degli Studi di Milano

La Universidad Estatal de Milán se encuentra en el edificio de los que fue el Ospedale Maggiore (Cà Granda) y es la más grande de Lombardía y una de las más antiguas de Milán. En su parte trasera se hallan el Archivo histórico (creado en 1637) y la Cripta de Ca ‘Granda, donde hay un cementerio que data del siglo XVII con más de 150.000 pacientes fallecidos en el Hospital Mayor. Uno de los lugares que ver en Milán más importantes.

2. Palazzo Moriggia – Museo del Risorgimento

Fue fundado en 1886 para conservar, coleccionar y exhibir objetos y documentos desde la época napoleónica hasta la unificación de Italia. Contiene archivos de las contiendas en la que participaron los italianos desde la primera guerra mundial, la primera guerra africana, la guerra con Libia y Etiopía hasta llegar a la segunda guerra mundial. Este bello palacio es uno de los lugares históricos que visitar en Milán.

3. Museo Civico di Storia Naturale

Realmente interesante es este museo de historia natural, especialmente para los niños. En la sala 2 se exhibe un cristal de azufre (el más grande del mundo) y cristales raros. En otra de las salas verás varios fósiles (algunos atrapados en las rocas), como también grandes y pequeños esqueletos de animales prehistóricos. En la sala 12  podrás admirar el esqueleto completo de una ballena y una ambientación de los distintos ecosistemas en diferentes continentes y climas.  

4. Conservatorio di Musica “G. Verdi”

En 1803 Napoleón inició un proyecto para realizar un Conservatorio en la iglesia Santa Maria della Passione. Famoso porque no admitió como alumno a Giueppe Verdi, hoy lleva su nombre. Entre sus estudiantes más famosos se encuentran Giacomo Puccini, Ludovico Einaudi, Riccardo Muti, Giovanni Allevi, Riccardo Chailly, Claudio Abbado, y Stefano Belisari. Hoy es considerado el Conservatorio de música más importante y el más grande de Italia.

5. Palazzo Sormani-Andreani

Palazzo Sormani-Andreani
Palazzo Sormani-Andreani | Fotografía de Melancholia~itwiki

Sobre un edificio del siglo XVI, en 1783 el Conde Giovanni Pietro Paolo Andreani (casado con Cecilia Sormani) lo adquiere. La biblioteca del palacio contiene 665.000 libros, entre los que se cuentan 18.000 ediciones antiguas y ediciones muy raras como las primeras obras de Leopardi. También dispone de más de 20.000 periódicos y casi 57.000 obras sonoras, como por ejemplo discos de pasta, de vinilo, DVD y CD. Asimismo, tiene cursos de idioma, discursos políticos, obras teatrales, ballets, óperas y documentales.  

6. Università Cattolica del Sacro Cuore

Se trata de la Universidad privada más grande de Europa y la más grande del mundo en inscripciones, de las universidades católicas. Se pueden estudiar nueve especialidades: Sociología, Leyes, Economía, Ciencias lingüísticas y literatura extranjera, Ciencias de la Educación, Ciencias políticas, Filosofía y letras, Ciencias bancarias, financieras y de seguros y Psicología.
También les brinda a estudiantes de países miembros de la Unión Europea, Islandia, Liechtenstein y Noruega, la posibilidad de realizar estudios por períodos específicos de tres a doce meses.

7. Palazzo del Senato

En el año 1579 en el palacio se ubicó un monasterio de monjas. Este bello edificio barroco en 1786 fue utilizado por los austríacos como sede del gobierno de Austria, después fue sede de la Cámara Baja de la República Cisalpina (francesa), luego al nacer el Reino de Italia fue el Palacio del Senado y en 1872 se convirtió en el Archivo de Estado, que aún conserva. Tiene dos hermosos patios y su aspecto puede hacerte creer que estás recorriendo una parte de Atenas en la época de Pericles o de Roma en la época de Augusto.

8. Stazione di Milano Centrale (Estación Central de Milán)

Construida en 1931 en reemplazo de la vieja estación de la Piazza della Republica, se comenzó la obra en 1924, tomando como modelo la estación de Washington.
Realizada en hormigón, solo la parte inferior está revestida de mármol y los adornos en yeso. En la actualidad está frente a la Piazza Duca d’Aosta y es una de las mejores zonas donde alojarse en Milán. En sus alrededores se encuentran una gran cantidad de bares y está conectada con el Corso Buenos Aires, una de las más importantes arterias de compra de Milán.

9. Cimitero Monumentale

Extrañamente, este “museo” al aire libre es uno de los diez sitios más visitados de Milán. Diseñado por el arquitecto Carlo Maciachini, se asemeja más a un lugar de paseo que a un funerario.  De hecho, no está rodeado de muros, sino de puertas y se divide en tres sectores: uno dedicado a fallecidos católicos, uno a no católicos y un tercero a la colectividad judía.

Al ingresar te encontrarás con el “Templo de la Fama” (Famedio), una estructura construida entre 1855 y 1857 para los milaneses ilustres, como Alessandro Manzoni, Carlo Cattaneo, Salvatore Quasimodo y otros. Una joya de la arquitectura, que te deslumbrará con su techo neogótico azul en forma de estrella y paredes de mármol blanco, que no parece ubicado en un cementerio. Una buena opción es reservar la visita guiada por el cementerio.

10. Resti del teatro romano (Restos del teatro romano)

Resti del teatro romano Milano
Restos del teatro romano | Fotografía de Ferro1949

Ubicada frente a la Piazza degli Affari, dentro de la Cámara de Comercio, encontrarás los restos de un teatro romano de 2000 años de antigüedad, enterrados a 16 metros de profundidad. Apodado el “Gigante”, tenía cuatro veces el tamaño del Teatro alla Scala y capacidad para 8000 espectadores (La Scala puede albergar 2030) sobre una población en aquellos tiempos de 18.000 habitantes. Actualmente solo quedan los cimientos de lo que fue una obra monumental y lo que aún queda del edificio más viejo de Milán.

11. Plaza del Santo sepulcro (Piazza San Sepolcro)

Esta plaza ubicada frente a la iglesia de igual nombre es parte de los restos del Foro romano fundado en el siglo IX. El 15 de julio de 1100, después de las cruzadas fue reconstruida imitando a la homónima de Jerusalén y adquirió el nombre que aún ostenta. El interior de la iglesia de estilo barroco fue renovado por Aurelio Trezzi y la fachada por Cesare Nava y Gaetano Moretti y tiene dos campanarios en el exterior. La cripta que contiene un fresco del año 1300, que representa a Cristo con Santa María Magdalena y un mapa de Milán dibujado por Leonardo.

12. Basilica di San Vittore al Corpo

Esta maravillosa basílica diseñada en estilo barroco y (en general) poco conocida tiene la fachada inconclusa, lo que impide adivinar la belleza interior. Construida en la segunda mitad del siglo XVI, alberga muchos tesoros de arte y está cargada de historia. El interior fue decorado por artistas de la talla de: el Procaccini, Giovanni Battista Lazana, Andrea Salmeggia, Gerolamo Quadrio, y Francesco Sala. Los interiores están decorados en estuco con frescos de finales de los siglos XVI y comienzos del XVII.

13. Palazzo Imperiale di Massimiano

A finales del siglo III, el emperador Maximiano construyó el conjunto imperial romano. Para ello trasladó la capital a Milán y edificó el palacio, el circo y nuevas murallas, más altas y más seguras. También se ocupó de instalar bellos jardines, centros administrativos-militares, espacios para funcionarios, balnearios, arcadas, fuentes y lugares de culto.

Ocupaban lo que hoy estaría delimitado por la Vía Torino y Corso Magenta, Vía Bagnera (¿los baños?), Vía Circo y aún se conserva la iglesia de San Giorgio a Palazzo. En el año 452 Atila llegó a Milán y se instaló en el palacio que luego fue casi totalmente destruido en la segunda guerra mundial y que salió a la luz después de realizados los trabajos de excavación.

14. Basílica di Sant’Eustorgio

En Navigli, cerca del muelle en Corso di Porta Ticineses, se encuentra una de las iglesias más antiguas de Milán. Fundada en el siglo IV, se dice, que originariamente albergaba las reliquias que los tres “Reyes Magos” ofrendaron a Jesús. Una de las tradiciones más arraigadas en Milán, es realizar la procesión de los Reyes Magos entre la Piazza del Doumo y la Basilica di Sant’Eustorgio.
Es una de las iglesias que recibe una importante cantidad de fieles y tiene una estructura muy grande. La Basílica di Sant’Eustorgio se conoce como la iglesia de los Reyes Magos.

15. Hacer una excursión para visitar Bellagio y el Lago di Como.

Excursión a Bellagio desde Milán
Visitar Bellagio desde Milán | Fotografía de Daniele Levis Pelusi

Uno de los pueblos más bellos de Italia, a orillas del Lago di Como, es Bellagio. Ubicado a 79,6 kilómetros de Milán, es uno de los lugares que visitar en Milán más imprescindibles. Para aprovechar el día, la manera de cómo llegar de Milán al Lago di Como, es ir a la ciudad de Como en tren (40 minutos) y desde allí coger un ferry (44 minutos) o el autobús C30 que bordea el lago (1 hora 4 minutos) hasta Bellagio.
Otra muy buena alternativa es reservar una excursión al Lago de Como. Las vistas de los pueblos desde el ferry son majestuosas observándose desde el lago.

16. Guardar un día para conocer Venecia

Estar a menos de dos horas treinta minutos de Venecia y no visitarla, sería un acto imperdonable, por lo que, si planificas bien tu viaje y realizas algunos ahorros en Milán, podrás hacer una excursión a Venecia y disfrutar de uno de los lugares más bellos y visitados del mundo.

Para llegar también puedes hacerlo en tren, que tiene dos viajes por día (Trenitalia Frecce-FR), y un costo a partir de 19,80 €. Te encantará conocer la Piazza y la Basílica de San Marcos, ver las góndolas y los traghettos (y tal vez poder abordarlos) y, en un día conocer algunos de los 15 lugares que visitar en Venecia imprescindibles.

17. Anfiteatro e Antiquarium “Alda Levi”

El anfiteatro de Mediolanum, con una altura de 36 metros, 155 metros de largo y 125 de ancho, fue casi tan grande como el Coliseo. Se utilizó para duelos entre gladiadores, luchas entre hombres y animales y concursos de caza. Fue construido entre los siglos II y III y destruido en el año 539 por los bárbaros.

En 1936, la arqueóloga milanesa Alda Levi comenzó las excavaciones para desentrañar los misterios de esta obra romana, razón por la cual lleva su nombre. Ubicada entre Vía De Amicis, Vía Arena y el Antiquarium, va desde las columnas de San Lorenzo hasta la Basílica de Sant’Eustorgio. Fue una de las construcciones más grandes de su época en Italia, sólo superada por las de Roma y Capua.

18. Probar un delicioso helado artesanal

Degustar de un delicioso helado artesanal es una de las mejores cosas que hacer en Milán. Esto se debe a que la mayoría de las heladerías lo elaboran con materia prima de excelente calidad, en un ambiente confortable o simplemente al paso.

De todos modos, lo más aconsejable, es que le preguntes a cualquier milanés, el que te orientará e incluso puede que te acompañe. Solo deberás decirle ¿dove posso mangiare un delizioso gelato artigianale? Ma non troppo costoso. (¿Dónde puedo comer un rico helado artesanal? Pero no muy caro).

19. Pedir perdón y tocar la pierna de Jesús en la puerta del Duomo de Milán

En la Puerta de Duomo se encuentra un relieve con la representación de un guardia azotando a Cristo. Esta escena bíblica dio origen a la costumbre de tocar la pierna de Jesús (para volver a Milán) y la del guardia (para que todo lo que se haga en Milán quede perdonado). Esta práctica la hacen creyentes y no creyentes, y lo notarás en las imágenes que tienen un notorio desgaste en las partes tocadas. Una curiosa y divertida leyenda.

20. Pedir un deseo a la Oreja mágica de “Cà dell’oreggia”

Cà dell’oreggia Milano
La oreja mágica de Milán

Otra de las muchas leyendas milanesas es pedir un deseo en la “oreja mágica” de la casa de Vía Serbelloni 10. Esta antigua casa construida por el arquitecto Aldo Andreani tiene uno de los primeros intercomunicadores de esa época. Se trata de una gran oreja de bronce realizada por Adolfo Wildt que, según dicen, si le pides un deseo te lo concederá. No sabrás si es verdad, pero sí que es divertido.

21. Ver las estrellas desde el Planetario de Milán

En Milán podrás visitar el planetario más grande de Italia. Se encuentra ubicado en Corso Venezia 57 y puedes concurrir con niños, ya que a ellos les resulta fascinante. Los temas sobre los que versa, tienen que ver con eclipses, constelaciones, estrellas, etc. También podrás asistir a conferencias sobre temas científicos y astronómicos. Se realizan para diferentes niveles, tanto para niños, como para adultos o para expertos.  

22. Conocer el bar más pequeño del mundo

Ripa di Porta Ticinese es una concurrida calle junto al canal. Repleta de restaurantes, en el número 43 encontrarás un pequeño bar de tan solo cuatro metros cuadrados (incluido el baño): el BackDoor 43, considerado el bar más pequeño del mundo. Podrás hacer una reserva por un máximo de dos horas. También podrás adquirir algún cocktail (a partir de 6€) a través de una pequeña ventana por la que solo verás las manos del cantinero.

23. Casa di riposo per musicisti “Giuseppe Verdi”

El 16 de diciembre de 1896 Giuseppe Verdi creó esta residencia para cantantes de ópera y músicos retirados. El edificio fue diseñado por el arquitecto Camillo Boito y construido en estilo neogótico. Ubicada en Piazza Michelangelo Buonarroti 29. Los restos de Verdi y su esposa Giuseppina Sterpponi yacen en una cripta anexa a la casa. El gran compositor ya había donado una de sus propiedades para hacer un hospital cerca de Villanova sull’Arda.

24. Grattacielo Pirelli (Rascacielos Pirelli)

Uno de los iconos de la arquitectura moderna es el rascacielos Pirelli. Diseñado en 1950 por Gio Ponti, se completó en 1960 y alcanza los 127 metros de altura. Como la tradición milanesa decía que ningún edificio podía superar la altura de la “Madonnina” del Duomo (109 metros), se le colocó una más pequeña como símbolo de respeto. Construido con hormigón vidrio y acero es una joya arquitectónica del siglo XX.
Podrás visitarlo por medio de alguna visita guiada y tener hermosas vistas de la ciudad.

25. Disfruta de un paseo romántico por el Navigli, uno de los mejores lugares que ver en Milán

Paseo por Navigli en Milán
Paseo por Navigli

Durante la tarde en el barrio Navigli, la parte acuática de la ciudad y uno de los lugares que visitar en Milán imprescindibles, es ideal para realizar un paseo romántico por sus canales. El paseo puede ser desde una “góndola” o con un “batelli” (barquillo).
El costo es de aproximadamente 15€, puedes dar un paseo viendo el atardecer para contemplar el reflejo de las casas en el agua, entre bares, restaurantes y discotecas. Al finalizar el “crucero” podrás saborear un helado o un aperitivo y completar tu salida romántica en una de las discotecas del lugar.

26. Palazzo della Veneranda Fabbrica

En 1387 Gian Galeazzo Visconti puso las canteras de mármol de Candoglia a disposición de un organismo eclesiástico para la construcción de la Veneranda Fabbrica del Duomo di Milano. Esta organización, sin fines de lucro, se encarga del mantenimiento y restauración del conjunto de monumentos que son visitados por más de dos millones de turistas por año.
El actual palacio fue construido por los arquitectos Giuseppe Vandoni y Pietro Pestagalli entre 1841 y 1853, en estilo neoclásico con imponentes columnas corintias y con un reloj agregado en 1865.

27. Come el típico panettone milanés

Nacido en Milán, pero famoso en todo el mundo, es el postre típico de los milaneses. Antiguamente los llaman “pandolci” (pan dulce), luego en el medioevo “panspeziale” y a partir del siglo XVIII como “panettone (pan grande), dado a conocer por los migrantes italianos, es mundialmente famoso y no puede faltar en ninguna mesa navideña.

28. Disfruta del plato típico de la ciudad

Bien… Aquí la comida que se disputan varios países: la famosa “chuleta milanesa”. En el sur de Alemania aparece por primera vez en 1907 mencionandolo como “eingebröselte Kalbsschnitze“ (escalope de ternera apanado).
En un libro sobre especialidades húngaras de Peter Meleghy dice que fue concebido en Milán como una comida militar, hecha con carne de ternera y el pan (en forma de pan rallado), y cuya receta fue llevada a Austria (que también se acredita la autoría) por el espía Radetzky. De todos modos, en Francia se llama “escalope à la milanaise”, y mundialmente se la conoce como Coteletta alla Milanese.

29. Descubre arte callejero en Milán

Para conocer Milán sin gastos, sin excursiones y sin viajar, tan solo debes caminar y buscar las bellas obras de arte callejero de la ciudad. En Vía Predil, Vía Conchetta, y Vía Procaccini podrás encontrar murales de artistas callejeros de renombre como Blu y Ericailcane.

En Porta Ticinese podrás ver persianas de tiendas con poemas y carteles irónicos. Junto a la iglesia de San Lorenzo un mural de 40 metros cuadrados verás a Leonardo inventando el aerosol, Napoleón con su caballo blanco, a Giuseppe Verdi y Alessandro Manzoni. Camina Milán y hallarás arte callejero del mejor.

30. El Burano de Milán

Barrio “Arcobaleno” en Milano
Calles del Barrio “Arcobaleno”

Situado en el distrito de Navigli, el barrio “Arcobaleno” (arcoiris) es el barrio de los trabajadores en Vía Lincoln. Los edificios y casas pintados de colores, rodeados de jardines adornados con palmeras, jazmines y magnolias te adentrarán en un mundo mágico y te alejarán de la vorágine de la ciudad.

Estas bellas casas fueron concebidas y construidas en el siglo XIX para los trabajadores de la zona, como viviendas sencillas y asequibles. Uno de los lugares más bellos y emblemáticos de Milán que te harán sentir “como en la isla de Burano en Venecia”.

31. El Centro Cultural Budista Ikeda

Enclavado en el complejo rural de Cascina La Guardia di Sopra, el Centro Cultural Ikeda para la Paz es el centro budista más grande de Europa.
Su diseño mezcla el presente con el pasado. Se ubica en un entorno con una gran mansión antigua con caballerizas y establos, que se contrapone a una moderna construcción representada por un gran auditorio, en una hábil combinación visual enmarcado por un gran patio y edificios históricos. Cuenta con salas para reuniones, estudios y áreas comunes.

32. Cinco calles y el viejo Milán

La zona de “Cinque víe” (cinco calles), es tal vez una de las más bellas que ver en Milán, es la unión de  Via Santa Maria Podone, Via Santa Maria Fulcorina, Via Bocchetto, Via del Bollo y Via Santa Maria y forman parte de lo que se suele llamar “la belleza oculta” de Milán. Albergan lugares históricos como Palazzo della Borsa con el dedo medio apuntando hacia arriba de Cattelan, la Capilla de la Beata Vergine dei Miracoli y la Casa degli Atellani.

33. Ilusiones ópticas en la Iglesia de Santa Maria presso San Satiro

Hablar de Donato di Angelo di Antonio (o Donato di Pascuccio d’Antonio, conocido como Bramante) es nombrar a un gran arquitecto y pintor italiano que introdujo el renacimiento en Milán. En la pequeña iglesia de Santa Maria presso San Satiro, podrás admirar una obra maestra de la perspectiva, que te hará pensar cómo es posible que alguien pueda realizar semejante genialidad.

Es que, apenas ingresas al interior de la iglesia verás que el ábside es excesivamente profundo para el tamaño del templo, pero a medida que vayas avanzando observarás que tiene menos de un metro de profundidad. Una ilusión óptica que solo un maestro del arte puede lograr.

34. Una visita a la mini iglesia

La Parroquia Ortodoxa de Milán “San Sergio de Radonez, San Serafín de Sarov, San Vicente Megalomartyr, Archidiácono de Zaragoza”, ubicada en la intersección de Vía Giuliani y Vía Portezza es la iglesia más corta de la ciudad. Administrada por el padre Dimitri, es la iglesia referente de la colectividad cristiana ortodoxa de Milán.

Mide doce metros de largo por seis de ancho y tiene una capacidad de poco más de 200 fieles. El edificio contrasta con las construcciones que lo circundan, y en su interior podrás admirar frescos del siglo XVI que representan a San Vicente de Zaragoza de Aurelio Luini, también hay un fresco de Bergognone de Cristo Pantocrátor.

35. Compras verdaderamente alternativas, una de las mejores cosas que hacer en Milán

Outlet Serravalle en Milano
Outlet Serravalle en Milano

Milán es una exhibición constante de buen gusto y elegancia para vestir. Por supuesto, no podrás evitar la tentación de realizar compras para estar a tono con el entorno.  Pero no compras comunes o habituales de las afamadas marcas en los locales de moda, sino explorar aquellas tiendas que solo conocen los milaneses.

Sobre Vía Cappellari puedes hallar “Humana” una tienda que desarrolla ayuda humanitaria en los países en desarrollo y donde podrás comprar ropa vintage de la mejor calidad a precios muy bajos. No lejos de allí Napoleón es un lugar repleto de ropa, que hace muchos años que viste a estudiantes y artistas. Otra buena opción es reservar un tour de compras a los outlets de Serravalle, el outlet más grande de Europa.

36. Las extrañas casas de “hongos” del distrito de Maggiolina en Milán

Ubicadas en el distrito de Maggiolina, encontrarás ocho extrañas casas con forma de “iglú” construidas en 1946 sobre un proyecto del ingeniero Mario Cavallè. Fueron construidas por una cooperativa que se había formado muchos años antes y que estaba integrada por abogados, periodistas y publicistas.
Las viviendas fueron dirigidas a familias de trabajadores, ya que faltaba infraestructura para vecindarios de esa índole. Edificadas sobre la vía Lepanto hoy sobreviven ocho de las doce casas originales y realmente son tan excéntricas como bellas.

37. Casa degli Atellani y viñedo de Leonardo

Cuando visites la Casa degli Atellani, estarás en el único viñedo del mundo ubicado en el centro de una ciudad. En este lugar podrás unir historia, arte y naturaleza. En 1498 el duque de Milán Ludovico il Moro le otorgó un viñedo en las cercanías de Porta Vercellina de poco más de 8300 metros cuadrados, en agradecimiento por el esfuerzo de Leonardo para el embellecimiento de la ciudad. Este “regalo” fue para que Da Vinci se sintiera “como en casa”, en el que fue el hogar del maestro durante 18 años.

38. La casa del rabino (La casa 770)

En Porta Venezia, frente a Vía Poerio 35 verás una construcción típica de Amsterdam. Una casa que es una réplica exacta de la que se encuentra en Nueva York justo en East Parkway 770 y de la que hay 16 copias. Fue construida por el rabino Yoseph Yitzchok Schneerson en la gran ciudad americana, cuando huyó de la persecución nazi, se convirtió en un símbolo de la colectividad y fue replicada en todo el mundo. La de Milán es la única de Europa y existen en Israel, Canadá, Brasil, Argentina y Brasil entre otras.

39. Palazzo Berri-Meregalli (Una esquina de Barcelona en Milán)

Construido entre 1911 y 1913 por Nebo Berri e Innocente Meregalli fue una de las creaciones más excéntricas del arquitecto Giulio Ulisse Arata. El frente cuenta con formas fantásticas donde podrás ver mosaicos y frescos de Piero Adamo Rimoldi, decoraciones de hierro forjado de Alessandro Mazzucotelli y hasta “la Victoria Alada” del escultor Adolfo Wildt. Con una profusión de arcos, piedras vista y ladrillos creerás estar en una bella esquina de Barcelona.

40. Los misteriosos baños de Chirico – I Bagni Misteriosi di Giorgio de Chirico

I Bagni Misteriosi di Giorgio de Chirico Milano
Los misteriosos baños de Chirico

Ubicada en el Parco Sempione, fue construida en el año 1973 por Giorgio De Chirico y se inspira en la infancia del artista en su Grecia natal. Se trata de una piscina de forma sinuosa con un trampolín, una cabaña, un pez, un cisne y una pelota de donde emergen dos nadadores.
El autor manifestó que lo imaginó, al ver en un piso de parquet brillante el reflejo de dos personas, que parecían hundirse, moverse e incluso nadar en el reflejo. De allí el nombre de “los misteriosos baños de Chirico”.

41. El patio Octagonal – Il Cortile Ottagonale

Ubicado en Corso Magenta 12, al ingresar a la “Casa Rossi” te hallarás en un patio interior, que te deslumbrará con solo mirar hacia arriba. Es que esta obra de Giuseppe Pestagalli es una construcción realizada en 1860, con una fachada renacentista elegante y sencilla, de cinco pisos y con balcones de hierro forjado.
Solo entrar al primer patio y mirar hacia arriba, te permitirá descubrir una especie de “ventana” octogonal abierta al cielo que te dejará boquiabierto.

42. Los Murales de Vía San Calimero – I Murales di Via San Calimero

Vía San Calimero en una estrecha calle que comienza con adoquines y que se va ensanchando hasta coronar en una bella plaza. Allí encontrarás la iglesia de San Calimero, un antiguo edificio con un frente de ladrillos vista. Yuxtapuesto a la iglesia se halla el edificio de la rectoría que te adentrará en un mundo entre la Edad Media y el Street art.

Es que el famoso artista callejero Ivan Tresoldi realizó un mural con caracteres negros y rojos que parece un antiguo manuscrito de inspiración gótica. Continuando por la calle sobre el muro de un convento verás citas de famosos personajes como Luchino Visconti, Mariangela Melato, Gian Maria Volonté, Giò Ponti y otros.  

43. La Sinagoga – via della Guastalla 19

Inaugurado en 1892, el edificio fue diseñado por Luca Beltrami. Se halla al lado de la entrada de los Giardini della Guastalla y vale la pena visitarlo por la belleza de su fachada, con mosaicos azules y una ventana de tres luces enmarcada por un gran arco.
Es la sede del rabinato central de Milán y en su frente verás letras y símbolos hebreos realizados por el estadounidense Roger Selden. La sinagoga resume la historia de los judíos en Milán, sus fiestas, su vida cotidiana y los puntos en común con otras religiones.

44. Wall of Dolls, Il Muro delle Bambole – (el Muro de las Muñecas)

La Organización “Il Muro delle Bámbole” creado por Jo Squillo, Giusy Versace y Francesca Carollo, se creo para concientizar sobre la violencia contra las mujeres como un crimen de lesa humanidad. Ubicada en Vía De Amicis, se trata de una pared con cientos de muñecas colgadas, como tributo a las víctimas de la violencia de género, para que tomemos conciencia que hay que denunciar y detener este tipo de violencia.
Milán fue pionera en este tipo de denuncia e inspiró a otras ciudades a hacerlo, como por ejemplo, la que en 2019 Donatella Versace inauguró en Venecia.

45. El edificio de oro de la Fundación Prada

Edificio de oro de la Fundación Prada
Edificio de oro de la Fundación Prada

En 1978 con la llegada de Miuccia Prada (nieta del fundador), la afamada marca de moda Prada, fundada en 1913 por Mario Prada, creó la “Fundación Prada”. En una vieja destilería de 1910, construyó un complejo arquitectónico para exposiciones de arte contemporáneo y manifestaciones culturales.
Diseñada por el arquitecto Rem Koolhaas, nació “La Casa Encantada”, que llamará inmediatamente tu atención por el color dorado de su exterior. Es que L’Edificio d’oro della Fondazione Prada está cubierto por 200.000 láminas de oro puro que lo hacen prácticamente único en el mundo.

46. La Virgen y Jesús con Cuernos

En el interior de la Basílica de Sant’Eustorgio (donde están las reliquias de los “Tres Reyes Magos”), verás un fresco realmente asombroso. Lleva por nombre “Milagro de la falsa Virgen” y representa a la Virgen con el Niño Jesús con cuernos y con una expresión demoníaca.
Cuenta la leyenda que el demonio se presentó ante San Pedro disfrazado de virgen, con un falso Jesús en su vientre y Pedro, al darse cuenta, lo expulsó con una hostia consagrada. Pero los cuernos y la expresión de Jesús quedaron grabados en el fresco.

47. El cerdo semilanudo (Mediolanum=Milán)

Una de las leyendas más extrañas sobre la capital de la Lombardía es respecto de su nombre. En un bajorrelieve del Palazzo della Ragione (que aún puede verse), en 1233 fue hallada la figura de una cerda con la mitad de su cuerpo cubierta con lana (mediolanum), que es la que da origen al mito.

Según este, en el año 623 los galos ingresan a Italia del norte para conquistarla, pero el oráculo decía que solo podrían fundar una ciudad donde apareciera una cerda con el lomo cubierto de lana. En una de las incursiones en un claro rodeado de árboles y dos ríos cerca, observaron un cerdo que tenía la mitad de su cuerpo cubierto con lana y allí fundaron la ciudad: Mediolanum, medio lanum, mitad-lana, Milán.

48. La serpiente de bronce

Según la leyenda Moisés forjó una serpiente en bronce para defender a su pueblo de los ataques de los ofidios. Si alguien era picado debía mirar la estatua para salvarse.
Ubicada en la Basílica de Sant’Ambrogio, los antiguos le atribuían propiedades taumatúrgicas (hechicería, ocultismo, encantamiento, brujería, magia), ya que bastaba tocarla para curarse de cualquier mal. El arzobispo Arnolfo da Arsago la llevo en el año 1000 a Milán y en 1566 el arzobispo de Milán Carlo Borromeo prohibió el culto a la serpiente, ya que lo consideraba una superstición.

49. Arena Civica – (Arena Gianni Brera)

Este estadio de usos múltiples se inauguró el 18 de agosto de 1807 y tiene una capacidad de entre 18.000 y 30.000 espectadores. El 15-10-2020, el Arena Gianni Brera reabrió al público después de la remodelación de la pista de atletismo y el campo de fútbol y desde el 1 de enero de 2010 es la sede del Amatori Rugby Milano, un club de rugby ganador de 18 campeonatos italianos.

El campo de fútbol está homologado para el profesionalismo y la idea es organizar campeonatos femeninos. Podrás visitarlo sin ingresar a la pista y, durante los eventos la entrada será gratuita, de acuerdo a la disponibilidad de asientos.

50. La Estatua de la Libertad nació en Milán

La Estatua de la Libertad en Milán
La Estatua de la Libertad en el Duomo | Fotografía de Urbanfile

Perdida entre los cientos de esculturas que ornamentan la Catedral de Milán, en el lado izquierdo del balcón, sobre la puerta central, verás la estatua de “La Nueva Ley”.
Te preguntarás ¿Qué tiene de especial?, es que esta obra de Camillo Pacetti de 1810, es la que inspiró a Frederic Auguste Bartholdi para la construcción en 1885 de la “Estatua de la Libertad”, símbolo de los EEUU. Es por eso que podrás afirmar que la “Estatua de la Libertad” nació en Milán.

Cuando viajes a Italia, ten en cuenta estas 50 cosas que ver y hacer en Milán, verás que no es tan caro como puedes imaginar ya que, muchos de ellos son gratuitos. Por supuesto que eso implicará que camines un poco más, para que gastes un poco menos. Aléjate de los lugares comunes y acércate a los menos conocidos que suelen ser más bellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.